Hace poco más de diez años -exactamente el 1 de abril de 1997- Dave Winer publicó la primera entrada de ‘Scripting News’, el que se considera primer ‘weblog’ de Internet. Hoy día hay más de 80 millones de bitácoras personales circulando por la Red -entre ellas la nuestra, por supuesto. La llamada ‘blogosfera’ es el espacio de la Red en el que comunidades de todas las lenguas y culturas construyen a diario nuevas formas de conversación, expresión y conocimiento.

cafe_and_blogs_laguna.jpg

Como decíamos al principio de este post, Dave Winer publicó la primera entrada de Scripting News, el weblog más antiguo, que sigue funcionando en la actualidad. El 17 de diciembre de aquel año Jorn Barger acuñó el término weblog para designar su propio sitio, Robot Wisdom, en el que recoge, con un breve comentario, los enlaces interesantes que descubre mientras navega. Hoy existen más de 80 millones de estos sitios personales, autogestionados por sus autores, y se crean casi 285.000 nuevos cada día. Nunca un medio de comunicación había crecido a esta velocidad. La blogosfera, el espacio de los weblogs en la Red, desde que se mide a partir de 2003 viene desarrollándose a un ritmo tal que se duplica cada seis meses.

Los weblogs, sitios web compuestos por entradas individuales dispuestas en la página en orden cronológico inverso, han sido muchas cosas a lo largo de estos 10 años, han ido cambiando con la propia Red del mismo modo que ha ido cambiado su percepción social y su impacto cultural, económico, político y mediático.

Es posible establecer en tres grandes épocas la historia de los weblogs a partir de algunos hitos que han contribuido a la maduración del medio y a su paulatina implantación no sólo en la historia de la red, sino también en la cultura contemporánea.

El propio Winer ha reconocido que “el primer weblog fue el primer sitio web”, honor que -como es sabido- corresponde al sitio What’s New in ’92, en el que Tim Berners-Lee fue contando la marcha del proyecto World Wide Web puesto en funcionamiento aquel año en Ginebra. Desde junio de 1993 el sitio What’s New del navegador Mosaic toma el relevo incorporando la cronología inversa (las entradas más recientes aparecen siempre en la parte superior de la página, sucedidas por las anteriores) y se convierte en la principal referencia hasta junio de 1996.

El periodista Justin Hall comienza en 1994, mientras estudiaba en Swarthmore College, su diario personal Justin’s Links from the Underground, que mantiene durante 11 años. En la actualidad publica el blog Just In Teractive.

En enero de 1998 Matt Drudge revela en su página personal, Drudge Report, la pista que desencadenó el escándalo Clinton-Lewinsky; en noviembre, Jesse James Garrett, autor de Infosift, recopila la primera lista de weblogs -no más de una veintena-, pues como lo dice en su actual sitio, jjg.net, era una época en la que se podían leer diariamente en unos 15 minutos todos los weblogs que existían.

La lista fue publicada por otro de los pioneros, Cameron Barrett en Camworld y se convirtió en el primer blogroll, el listado de blogs afines publicado en el propio, que desde entonces forma parte de la cultura de los bloguers. En enero de 1999, Barrett publica la entrada Anatomy of a weblog, que se convierte en la primera aproximación sistemática al medio y que completa algunos meses más tarde con More about weblogs.

blogok.jpgEn ese mismo año nace la comunidad de noticias dedicada al software libre Barrrapunto y comienzan a publicarse los primeros weblogs en español: Tremendo, de Carlos Tirado; Subte, de Raúl Rodríguez y José Venegas, y Área estratégica, de Gustavo Arizpe.

Esta primera época de los pioneros llega a su fin con la aparición de las primeras herramientas gratuitas, basadas en la web, para la edición y alojamiento de weblogs: Live Journal en marzo de 1999, Pitas en julio y fundamentalmente Blogger al mes siguiente. Posteriormente lo haría WordPress, alcanzando también una gran popularidad. Desde entonces el medio se vuelve crecientemente popular y se extiende más allá de los ámbitos de programadores y periodistas, y nace la blogosfera como comunidad.

Para la blogosfera hispana estos años suponen la aparición de muchos de los que han acabado por convertirse en referencia obligada, como Terremoto, Blogpocket, Tinta China, Zona Geek, Minid, Caspa TV, Libro de notas, ALT1040, Periodistas21, Enrique Dans, Error500, Escolar y Microsiervos, así como los portales Bitacoras.net y posteriormente Bitacoras.com.

El último informe del estado de la blogosfera publicado por David Sifry el pasado mes de octubre revela, como era previsible, el comienzo de la desaceleración del crecimiento (actualmente la blogosfera se duplica cada 230 días) y otorga al español la posición de cuarta lengua tras el inglés, el japonés y el chino, con el 3% de los weblogs activos, lo que representa algo más de 1,8 millones de sitios, a los que hay que sumar, sólo en España, 3,6 millones de usuarios de los Spaces de Microsoft.

Hoy la blogosfera, muy lejos de la veintena de pioneros que la iniciaron hace diez años, se ha convertido en el espacio de la Red en el que múltiples comunidades de todas las lenguas y las culturas están construyendo a diario nuevas formas de expresión, de conversación y de conocimiento.

Los weblogs, como medio, se han diversificado en una amplia variedad de géneros y de aplicaciones, al tiempo que proyectan su alcance en ámbitos tan diversos como la educación, la política, la empresa y el periodismo. Las razones de su éxito: son fáciles, son divertidos, son personales y, sobre todo, son adictivos.

Fragmentos del artículo de J. Luis Orihuela publicado en ‘El País’
Anuncios