La novela “On the Road”, de Jack Kerouac -obra venerada por la generación Beat-, será relanzada por la editorial Viking, en los próximos días en su edición original, es decir, sin censura ni retoques. En su forma más dura.

Esta mítica obra vende más de 100.000 ejemplares anualmente, según su editorial y sale al mercado una película, nuevas ediciones y diversas exposiciones, para la celebración de su 50 aniversario.

Al ritmo del jazz bebop de Charlie Parker o Dizzi Gillespie, la prosa espontánea de Kerouac describe un viaje por Estados Unidos y la realidad alucinada de la Ruta 66 (más abajo, en la narración “Route 66”, podéis ver toda su magia, moteles y seres anónimos)

El periplo de Sal Paradise (alter ego del autor) y de su amigo Dean Moriarty pasa por California y México. Comienza y termina en Nueva York, donde Kerouac escribe la obra- según él en tres semanas- sobre un rollo de papel de teletipo de 36 metros. La novela fue publicada seis años después, en una edición alterada por algunos temas eróticos y nombres diferentes a los reales.

kerouac-manuscritook.jpg

La editorial Viking lanza esta nueva edición especial que reproduce el manucrito original. En el “rollo” de Kerouac, los famosos de la generación Beat, como Allen Ginsberg, Neal Cassady o William S. Burroughs destapan sus seudónimos, algunos viven sin tapujos su homosexualidad o su atracción por las jóvenes. La versión original , según J. Sampas, “no se publicó antes, para evitar posibles demandas, por algunos que pudiesen sentirse difamados o invadidos en su vida privada”.

El famoso ‘rollo’ -subastado en 2001 en la cifra de 2,4 millones de dolares-, junto a otros recuerdos, formará parte de la exposición “Almas beatíficas” en la Biblioteca Pública de Nueva York.

Francis Ford Coppola se suma, produciendo una versión cinematográfica de “Por qué Kerouac importa”- que comenzará a rodarse el proximo año- y, según John Leland, rompe esquemas al opinar que se trata de una novela sobre amistad viril y los valores familiares. Para otros, en cambio, está asociada a la ruptura con la sociedad próspera de los 50 y una ilusión de liberación a traves del viaje, ya sea por las rutas o a través de las drogas, aunque el epílogo sea algo desencantado.

Información rescatada de “El Mercurio” por L.I.J.

Anuncios