citizen-kane.jpg

A los sesenta y seis años de su estreno, Ciudadano Kane, –la obra maestra del irrepetible Orson Welles– sigue siendo considerada como la mejor película norteamericana de todos los tiempos, el más hermoso poema visual en forma de epitafio. Y es que Welles, que se hizo famoso cuando sólo tenía 25 años gracias a su realista interpretación radiofónica de la obra “La guerra de los mundos”,  echó por tierra el sentido visual predominante en la época y realizó probablemente el film más importante para el posterior desarrollo estético y narrativo del arte cinematográfico.

El jóven talento fue contratado por la RKO, que le permitió una total libertad creativa para la producción de dos películas. La primera de ellas se iba a titular “American”, más tarde rebautizada como “Ciudadano Kane”, y contaba la historia de un magnate llamado Charles Foster Kane, interpretado por el propio Welles, dotado de un gran parecido con el rey de los medios de comunicación americanos, William Randolph Hearst, que por cierto atacó a través de sus inumerables periódicos a su director y a la película e intentaría que no se distribuyese en los Estados Unidos.

Welles se rodeó de innumerables talentos para realizar Citizen Kane. El intrincado guión lo escribió con Herman Mankiewicz, el deslumbrante trabajo de fotografía fue para Gregg Toland, que comentaría posteriormente que se sentía sorprendido y por las audaces ideas del genio y la música fue escrita por el gran Bernard Herrmann.

kane2.jpgLos años no pasan para esta obra maestra del cine, que una vez más se mantiene a la cabeza de la lista de las mejores películas estadounidenses de la historia del cine, tal como lo acaba de atestiguar el Instituto de Cine Americano (American Film Institute) por segunda vez en esta década, donde insiste en el poderoso recuerdo y maestría de ese filme habitualmente resumido en una misteriosa y mítica palabra: “Rosebud”. También la referencia a Kubla Kahn de Coleridge, y a su castillo “Xanadú” (el que da nombre al propio castillo de Charles Foster Kane) se efectúa al comienzo de ésta, en la sección últimas Noticias (News in the march). Es sabido que WeIles quiso que su primera película fuese la adaptación de El corazón de las tinieblas, de Conrad; de ese proyecto fracasado nació Citizen Kane. De ahí la referencia amplia a la obra de Joseph Conrad.

Al margen de su extraordinario guión, que aborda temas como la futilidad de la existencia, la pureza de la infancia, la nostalgia, el valor de la sencillez o la ambición, “Ciudadano Kane” brindó al cine multitud de avances técnicos como una elaborada puesta en escena, la utilización del gran angular y profundidad de campo, la tremenda fuerza de sus angulaciones y encuadres, transmisores de una enorme expresividad, un juego de luces y sombras derivado de su gusto por el expresionismo alemán, la fluida capacidad para mover la cámara más allá del encuadre, el genial uso del montaje o su innovador empleo del sonido como engranaje narrativo.

Un amplio y selecto grupo de críticos, historiadores y expertos del American Film Institute,  han corroborado nuevamente la opinión de sus predecesores en cuanto a la valía de Citizen Kane, como la mejor película norteamericana de toda la historia del cine, seguida por las también míticas El Padrino y Casablanca.

Mr. Arriflex

Anuncios