libreria.jpg

Londres… Esa ciudad en la que se puede elegir un canal de televión al azar y encontrarse con Germaine Greer (la veterana feminista autora de la mujer Eunuco), gritando: «¡Lo sé, lo sé, pero en este momento no lo recuerdo…! Se trata del programa-concurso The Book Game (El juego del libro), en el que conocidos escritores son invitados a identificar pasajes literarios de obras famosas que se leen sobre la marcha. Una especie de examen para los escritores, y un modo de que el público se familiarice con los genios de rostro humano.

A pesar de la excelente calidad de su TV -que se alimenta en parte de las grandes novelas victorianas, y de la minuciosa reconstrucción de aquella época- los ingleses, como lo atestiguan las numerosas y frecuentadísimas bibliotecas públicas, siguen siendo grandes lectores, si bien lectores irreductiblemente tradicionales. Una vuelta por las librerías en Londres se convierte casi siempre en una nostálgica vuelta al pasado ante la abrumadora cantidad de Biografías, Autobiografías, Memorias, y Relatos de Viajes de todo tipo, que evocan casi siempre con humor un mundo a veces no tan lejano… Entre las novedades actuales, –sin mencionar, por supuesto a Harry Potter– podríamos citar Water for Elephants (Agua para elefantes), unas excelente novela de Sara Gruen , junto a The Appeal de John Grisham y A Thousand Splendid Suns, de Khaled Hosseini. Y en muchas librerías londinenes, en lugar preferente, todavía puede verse un atractivo poster anunciando la versión inglesa del clásico catalán Tirant lo Blanc. También en todas las librerías, World Without End de Ken Follet, destinada a convertirse en otro super best-seller también en este país, y con portada bastante más atractiva que la de la edición americana.

torre-londres.jpgThe Book Game se juega también en las ferias del libro de segunda mano, como la qué se celebra en agosto en Bloomsbury, donde pueden encontrarse toda clase de joyas y curiosidades, desde una Historia de la Literatura Española de un erudito alemán (F. Bouterwerk), publicada en 1847 y traducida del alemán al inglés por una tal Tomasina Ross, hasta los volúmenes de homenaje editados a finales de los años treinta en memoria de los poetas ingleses –John Cornford, Julian Bell… que murieron luchando en España a favor del bando republicano. El tema de la Segunda Guerra Mundial y el de la Guerra Civil española, piedra de toque que marcó a toda una generación, casi siempre está en el aire, y el famoso poema de Auden Spain, que se vendía por la calle para recoger fondos para la República, puede comprarse ahora por 22 libras envuelto en celofán… Cinco páginas de una primera y única edición que ya es Historia.

Para terminar con este interminable juego de los libros, cabe destacar que sigue presente en las librerías londinenses un libro nuevo que parece viejo, un Penguin con precio viejo en la portada (6 chelines) mientras el precio actual resulta difícil de averiguar… Se trata de la edición facsímil del Ariel de André Maurois, reeditado porque fue uno de los primeros títulos de la colección Penguin, que celebró cumpleños recientemente. Y mientras una de las primeras y mejores colecciones de libros de bolsillo incluye ya una amplia serie de clásicos, la editorial feminista Virago, que tantos y tan valiosos títulos de libros escritos por mujeres ha rescatado, estrenó librería propia cerca del Covent Garden. Decorada con el mismo color verde esperanza característico de la colección, en las ramas que cobijan los libros del escaparate se materializa la alegre contraseña de la casa: una tentadora y desafiante manzana roja, una apetitosa manzana mordida… ¡God save the Queen!

Anuncios