Juha, Kaurismäki y Humphrey Bogart

 Para Gorocca, buena amiga e ideal compañera de butaca.

 

Hace casi diez años, en una inolvidable edición del Festival de Berlín a la que tuve la suerte de asistir, Aki Kaurismäki estrenaba su último film, Juha (1999), y desde entonces no me he cansado de repetir sus bondades tantas veces como me lo han permitido mis cinéfilos y pacientes amigos. Juha es un film mudo, una especie de remake inspirado en un tema clásico del cine finlandés, que se proyectó en Berlín con acompañamiento en directo de uno de esos grupos que tanto gustan a su autor y que lleva incorporada esa banda sonora para las restantes proyecciones. Anoche la rescaté de la videoteca de mis amores, y verla nuevamente supuso para mí una maravillosa oportunidad de captar –por fin– el mensaje de esta madura reflexión sobre el lenguaje del cine en su estado aparentemente más puro, justo cuando acabamos de atravesar la frontera del otoño. Pero esa es otra historia.

No es el único trabajo de Kaurismäki que tendré ocasión de revisionar esta semana, puesto que también me aguardan la magnífica Contraté un asesino a sueldo (1990), película que contiene un excelente trabajo del actor Jean­Pierre Léaud, indispensable colaborador de François Truffaut, especialmente en la saga dedicada al personaje de Antoine Doinel, y la personalísima Leningrad Cowboys go America (1989), divertidísima cinta protagonizada por este singular y estrafalario grupo.

El ciclo que me he organizado para los próximos quince días estará dedicado a Humphrey Bogart. Voy a despacharme de nuevo cuatro títulos muy estimables, tres de ellos firmados por el genial John Huston: El tesoro de Sierra Madre (1947), inspirado en la novela de Traven, relato de aventuras donde la filosofía del fracaso que caracteriza al cineasta alcanza cotas de gran precisión, Cayo Largo (1948), adaptación de una obra de teatro de Maxwell Anderson, y La reina de África (1951), divertido encuentro entre Bogart y Katharine Hepburn en una irónica desmitificación del cine de aventuras. El cuarto título, el más primitivo, tiene también a Huston como guionista, parte de una novela del tremendo W.R. Burnett, y fue realizado en 1941 por Raoul Walsh: El último refugio/High Sierra cuenta la huida desesperada de un peligroso delincuente, Roy Earle, posiblemente inspirado en John Dillinger.

Soy un clásico. No lo puedo evitar.

Mr. Arriflex

Anuncios

7 comentarios sobre “Juha, Kaurismäki y Humphrey Bogart

  1. Buen post, Mr. Arriflex. Le felicito muy sinceramente.
    Ah, y no sienta ningún tipo de complejo al reconocerse como un clásico en el terreno cinematográfico. Le aseguro que somos legión.

    Saludos.

  2. Hola Luis.

    Que tiempos!! Aki Kaurismäki!! Yo también debo de ser un clásico, ya que Leningrad cowboys es una de mis películas de cabecera!

    Conocí a Kaurismäki en los tiempos en los que vivía en Berlín. Allí una amiga me puso en una misma tarde “I hired a contract killer” y “Leningrad cowboys go Amerika”
    Por eso y por otros motivos esa tarde no la olvidaré nunca!!

    Saludos desde la Flying Pilgrim.

  3. Creo sinceramente que nuestro admirado Aki alcanzó el equilibrio perfecto entre el amargo humor de su sombría etapa de finales de los 80 y el –llamémosle “realismo sucio cinematográfico”– en su película “Sombras en el Paraíso” (1986), donde estableció definitivamente su propio vocabulario de la comedia cósmica y absurda, plagada de unos personajes casi catatónicos, silenciosos y carentes de esperanza que intentan hacer una vida juntos. Se trata, a mi juicio, de una obra maestra en clave menor, pero superior a “Juha”.

    En todo caso, cada película de Kaurismäki se siente como una bendición. Yo admiro la manera que tiene de crear esa sensibilidad visual tan rigurosa y cómo logra transmitir –a través de sus metáforas– las claves del sentido de la vida humana y las injusticias a las que, en la mayoría de los casos, se ve sometida.

    Un cordial saludo de otro “clásico”, orgulloso de serlo.

  4. He visto la de “Cowboys go America” y “El tesoro de Sierra Madre”, peor hace muchísimo tiempo, las recuerdo a medias, pero con estos post casi que te entra mono de volverlas a ver.

    Me alegra que te gustase mi “poesía”.

    Un beso.

  5. Cuando Kati Outinen –la actriz que interpretó a Iiris en “The Match Factory Girl” de Kaurismäki– visitó Madrid hace dos años, tuve ocasión de preguntarle si la aurora boreal se veía también por Finlandia, creyéndome que por ser tan deliciosamente simpática y asequible me contestaría, y qué va!, se puso como a correr, dio trotecillos y me miró con cara de sorpresa. Luego pensé en si le sería satisfactorio espiritualmente ser actriz, pero ya no pude preguntárselo. Me hubiera gustado poder haberme sentado con ella en el suelo y hablar de esas cosas y tocarnos la cara con ternura en medio de la conversación.

  6. Vaya, esto parece la Sala de Prensa del mismísimo Festival de Berlín. Y no lo digo de broma: aquí hay reseñas, referencias y frases que ya las quisiera para él más de un autodenominado “crítico cinematográfico”, al que además le pagan.

    CEM
    Estimado Capitán
    Querida Capitana666
    fam de fem
    trolec
    ,

    soberbios vuestros comentarios, de verdad. Gracias por enriquecer con ellos este lejano faro. Si algún día se me ocurre abrir un Cine-Blog, espero contar con vosotros.

    Os envío un fortísimo abrazo.

    Luis

  7. Les felicito por este excelente post sobre una de las mas notables películas de Kaurismäki. Todo el material que he podido leer en esta bitácora, referido al cine, me ha parecido muy interesante.

    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s