Nuestro querido amigo Joan Sol, de muy elegante manera, me recordó  a uno de nuestros más grandes escritores chilenos y que –imperdonablemente–  había olvidado homenajear en éste Blog. Mas aún, el de mayor cercanía a éste Faro,  por situación geográfica, por su potente y descriptiva  narrativa náutica  y, por  su cabal conocimiento de nuestra  gente del extremo  sur.  Me refiero a Francisco Coloane.  Su obra literaria está basada en las vivencias –junto a su padre– en la Tierra del Fuego y Chiloé. Ha sido traducido a varios idiomas, además, tres de sus trabajos han sido llevados  al cine.

baquedano

Francisco Coloane nació en Chiloe, en la ciudad de Quemchi el 19 de julio de 1910. Su padre era capitán de barcos balleneros y su madre una pequeña propietaria agrícola. Cursó sus estudios primarios en escuelas locales (Quemchi) y luego en el Seminario de Ancud, donde cursó hasta segundo año de educación media. Coloane vivió su juventud entre escritos, barcos y ovejas. A los 18 años, fue ovejero y capataz en las estancias de la costa oriental de Tierra del Fuego. Más tarde fue escribiente de la Armada de Chile y en la década de los años 30, trabajó como periodista en Santiago.

Mientras estudiaba, trabajó como secretario y comenzó a publicar relatos en revistas y diarios locales. En 1927 hizo el Servicio Militar y dos años después fue contratado como aprendiz de capataz en una estancia de Tierra del Fuego, experiencia que dará tema a gran parte de su obra. Más tarde colaboró en diarios como “El Magallanes” y “Las Ultimas Noticias“, éste último de Santiago. En 1932 contrajo matrimonio y trabajó en el Apostadero Naval de la ciudad de Punta Arenas.

coloane-a

En 1938 llegó a Santiago y se dedicó al periodismo y a recopilar cuentos y relatos que publicó en diversos diarios y revistas. En 1964, fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura. Le debemos a Coloane, el conocimiento de las regiones más inhóspitas de la geografía austral chilena y -más que eso- la recreación de la vida simple de seres humanos victoriosos o derrotados pero siempre empeñados en una lucha sin tregua en medio de la magia, el misterio, los sueños, la realidad y la leyenda.

Viajó en numerosas ocasiones  al extranjero como jurado de concursos literarios e invitado a diversos congresos de escritores. En nuestro país, ocupó importantes cargos en la Sociedad de Escritores y, también, fue integrante del Colegio de Periodistas.

Algunos de sus cuentos y novelas han sido traducidos en distintos idiomas tales como, el inglés, ruso, sueco y eslovaco. En 1994 fue traducido al francés, y su obra “Tierra del Fuego” -con prólogo del escritor chileno Luis Sepúlveda- ocupó los primeros lugares de venta en el país galo, con excelente crítica. Es conocido como “El Jack London de Sudamérica”

En 1996, el gobierno de Francia le otorgó la condecoración de la “Orden Caballero de las Artes y las Letras“, distinción, que antes recibieron autores como Jorge Luis Borges y Mario Vargas Llosa. En ese país se publicó su novela histórica “Naufragios”.

El escritor falleció el 5 de agosto de 2002 de un paro respiratorio y sus cenizas fueron arrojadas al mar.

Coloane siempre decía escuchar la voz de su padre pidiéndole “Volvamos al mar, volvamos”. Probablemente -incluso ahora desde el cielo- lo siga escuchando.

cabo-de-hornos3

Reseña de sus libros más importantes

Tierra del Fuego. Relatos. Este impresionante conjunto de relatos dio a conocer a Coloane al público europeo, tras su traducción al francés en 1994. El cuento fue llevado al cine por Miguel Littin, en 1998. En registro épico, desnuda la codicia y ambición de los hombres, a través de la figura de Julius Popper – aventurero rumano- que, tras descubrir una veta de oro, forma su propio ejército y se auto proclama “Rey del Páramo“, como se conocía a toda la región patagónica. La narración, compendia detalladamente las peculiaridades geográficas de la Patagonia, gracias a los antecedentes que recopiló durante su permanencia -en los años treinta- como trabajador en la zona

Cabo de Hornos. Relatos (1941)  Titulado originalmente “Pelo de lobo“, este relato -que da nombre a la colección- significó el debut de Coloane en narrativa. En la historia de dos ingleses cazadores de lobos y un fugitivo de Ushuaia, ya se aprecia el estilo y los temas que se transformarán en la marca registrada del escritor: la ambición de quienes están dispuestos a llegar al fin del mundo en busca de oro y pieles; la consiguiente mezcla de razas y nacionalidades de estos aventureros y, sobre todo, las fuerzas de la naturaleza. “Nada debe extrañar al hombre de esas tierras, que un barquichuelo se haga a la mar con cuatro marineros y regrese con tres. Que un cutter haya desaparecido con toda su tripulación“, escribe.

El Último Grumete de la Baquedano. Novela. Escrita en 1941 y llevada al cine por Jorge López en 1983.Combinando un conocimiento de la cotidianeidad de los marinos y la vida de Alejandro Silva, un polizón, la novela recrea la atmósfera que envuelve a sus personajes en la última travesía del buque escuela “La Baquedano”, durante su viaje de instrucción, desde Talcahuano hasta el Cabo de Hornos. Por su simpleza estilística y carácter aventurero, esta obra de ha sido integrada entre las lecturas obligatorias de los escolares chilenos.

Cuentos Completos. Antología. La recopilación -editada de Alfaguara en 1999- permite apreciar en perspectiva toda la obra de Coloane.

Fuente: Suplemento/La Tercera