España, debido a sus especiales condiciones históricas, se ha convertido en un conjunto de cultura muy interesante de conocer. Durante el siglo XII aparecieron en la Córdoba árabe dos filósofos geniales: Averroes y Maimónides. Estos autores pasaron de vivir en un momento de convivencia cultural ejemplar a ser exiliados por culpa de sus ideas o religión.

judiosensefarad-full

Marco histórico-social

Durante el siglo X Córdoba fue centro económico y cultural durante el reinado árabe y un ejemplo de convivencia entre diferentes culturas –judía, cristiana y musulmana– armonía que quedó truncada sobre el siglo XII.

En el 756 Abd-al-Rahman I, miembro de la familia Omeya, convirtió a la ciudad en la capital de la España musulmana y durante los siguientes 250 años fue uno de los mayores centros comerciales e intelectuales del mundo. En el 929, Abd-al-Rahman III, proclamó el califato y la ciudad alcanzó su máximo esplendor en rivalidad con Damasco y Bagdad, centros de gran prosperidad económica e intelectual. A partir del siglo XI, con la desintegración del poder musulmán en España, parte del logro cultural de Córdoba se perdió, aunque permaneció como centro de literatos y eruditos. En el siglo XII destacó la actividad de los filósofos Averroes y Maimónides. En 1236 Fernando III el Santo tomó la ciudad y la integró en el Reino de Castilla. Fue la ciudad natal del poeta Luis de Góngora y Argote (1561-1627). En 1808, durante la guerra de Independencia española (1808-1814) fue saqueada por los franceses. Actualmente cuenta con 318.000 habitantes.

averroes

Averroes

Averroes o también llamado en árabe Ibn Rushd era además de filósofo, físico, jurista maliki y teólogo ashari, nació en el 1126 en Córdoba. Su padre, un juez de Córdoba, le enseñó jurisprudencia musulmana. En su ciudad natal también estudió teología, filosofía occidental y matemáticas con el filósofo árabe Ibn Tufayl, y medicina con el médico árabe Avenzoar. Averroes fue designado juez en Sevilla en 1169 y en Córdoba en 1171; en 1182 se convirtió en el médico de Abu Yaqub Yusuf, el califa almohade de Marruecos y de la España musulmana. La idea de Averroes de que la razón prima sobre la religión le llevó al exilio y la prohibición de sus libros en 1195 por orden de Abu Yusuf Yaqub al-Mansur; fue restituido poco antes de su muerte en el 1198.

Averroes mantenía que las verdades metafísicas pueden expresarse por dos caminos: a través de la filosofía (según pensaba Aristóteles y los neoplatónicos de la antigüedad tardía) y a través de la religión (como se refleja en la idea simplificada y alegórica de los libros de la revelación). Aunque en realidad Averroes no propuso la existencia de dos tipos de verdades, filosófica y religiosa, sus ideas fueron interpretadas por los pensadores cristianos, que las clasificaron de “teoría de la doble verdad”.

Rechazó el concepto de la creación del mundo en el tiempo: mantenía que el mundo no tiene principio. Dios es el “primer motor”, la fuerza propulsora de todo movimiento, que transforma lo potencial en lo real. El alma individual humana emana del alma universal unificada. Los amplios comentarios de Averroes sobre las obras de Aristóteles fueron traducidos al latín y al hebreo y tuvo gran influencia tanto en la escolástica y la filosofía cristiana (en la Europa medieval) como en los filósofos judíos de la edad media. Su principal obra original fue “La destrucción de la destrucción” (1180) donde rebate una obra del teólogo islámico Algazel sobre la filosofía (“La destrucción de los filósofos”). Es también autor de obras sobre medicina, astronomía, derecho y gramática.

maimonides

Maimónides

Maimónides también conocido como Rabí Mosheh ben Maimon o por las iniciales de su nombre Rambam. Fue filósofo, matemático y físico judío nacido en Córdoba en el 1135. Tras la conquista de esta ciudad en 1148 por los almohades, que impusieron las leyes del Islam tanto a cristianos como a judíos, la familia de Maimónides decidió exiliarse. Después de errar durante años, se establecieron en Fostat (Egipto) en 1165. Allí Maimónides llegó a ser rabino principal de El Cairo y médico de Saladino I, sultán de Egipto y Siria. Murió en 1204

La contribución de Maimónides a la evolución del judaísmo le proporcionó el sobrenombre de segundo Moisés. Su gran obra en el campo de la legislación judía es el Mishneh Torah, desarrollada en 14 libros y escrita en hebreo (1170-1180), que siguió modificando hasta su muerte. Además, formuló los Trece artículos de fe, uno de los diversos credos a los que numerosos judíos ortodoxos todavía se adhieren. Está reconocido como el filósofo judío más importante de la edad media. En Guía de perplejos, escrita en árabe (c. 1190), Maimónides intenta armonizar fe y razón conciliando los dogmas del judaísmo rabínico con el racionalismo de la filosofía aristotélica en su versión árabe, que incluye elementos de neoplatonismo. Esta obra, en la que considera la naturaleza de Dios y la creación, el libre albedrío y el problema del bien y del mal, tuvo una gran influencia en filósofos cristianos como Santo Tomás de Aquino y San Alberto Magno. Su utilización de un método alegórico, aplicable a la interpretación bíblica, que minimizaba el antropomorfismo, fue condenada durante varios siglos por muchos rabinos ortodoxos; pero las cuestiones conflictivas de su pensamiento han perdido relevancia en la época moderna. La fama de Maimónides como médico igualaba a la que gozó como filósofo y autoridad en la ley judía. También escribió sobre astronomía, lógica y matemáticas.

Influencia

Ambos autores profundizaron bastante en la religión y su utilización. Averroes pasó a la historia como el “comentador” de las obras de Aristóteles y Maimónides fue llamado el segundo Moisés por su contribución a la evolución del judaísmo e influyó en las obras de Santo Tomás de Aquino y San Alberto Magno. Además de en filosofía estos autores profundizaron en medicina como “Colliget” (1162) de Averroes y “Tratado sobre los venenos y sus antídotos”.

Fuente: rincondelvago.com
Anuncios