Averroes y Maimónides

España, debido a sus especiales condiciones históricas, se ha convertido en un conjunto de cultura muy interesante de conocer. Durante el siglo XII aparecieron en la Córdoba árabe dos filósofos geniales: Averroes y Maimónides. Estos autores pasaron de vivir en un momento de convivencia cultural ejemplar a ser exiliados por culpa de sus ideas o religión.

judiosensefarad-full

Marco histórico-social

Durante el siglo X Córdoba fue centro económico y cultural durante el reinado árabe y un ejemplo de convivencia entre diferentes culturas –judía, cristiana y musulmana– armonía que quedó truncada sobre el siglo XII.

En el 756 Abd-al-Rahman I, miembro de la familia Omeya, convirtió a la ciudad en la capital de la España musulmana y durante los siguientes 250 años fue uno de los mayores centros comerciales e intelectuales del mundo. En el 929, Abd-al-Rahman III, proclamó el califato y la ciudad alcanzó su máximo esplendor en rivalidad con Damasco y Bagdad, centros de gran prosperidad económica e intelectual. A partir del siglo XI, con la desintegración del poder musulmán en España, parte del logro cultural de Córdoba se perdió, aunque permaneció como centro de literatos y eruditos. En el siglo XII destacó la actividad de los filósofos Averroes y Maimónides. En 1236 Fernando III el Santo tomó la ciudad y la integró en el Reino de Castilla. Fue la ciudad natal del poeta Luis de Góngora y Argote (1561-1627). En 1808, durante la guerra de Independencia española (1808-1814) fue saqueada por los franceses. Actualmente cuenta con 318.000 habitantes.

averroes

Averroes

Averroes o también llamado en árabe Ibn Rushd era además de filósofo, físico, jurista maliki y teólogo ashari, nació en el 1126 en Córdoba. Su padre, un juez de Córdoba, le enseñó jurisprudencia musulmana. En su ciudad natal también estudió teología, filosofía occidental y matemáticas con el filósofo árabe Ibn Tufayl, y medicina con el médico árabe Avenzoar. Averroes fue designado juez en Sevilla en 1169 y en Córdoba en 1171; en 1182 se convirtió en el médico de Abu Yaqub Yusuf, el califa almohade de Marruecos y de la España musulmana. La idea de Averroes de que la razón prima sobre la religión le llevó al exilio y la prohibición de sus libros en 1195 por orden de Abu Yusuf Yaqub al-Mansur; fue restituido poco antes de su muerte en el 1198.

Averroes mantenía que las verdades metafísicas pueden expresarse por dos caminos: a través de la filosofía (según pensaba Aristóteles y los neoplatónicos de la antigüedad tardía) y a través de la religión (como se refleja en la idea simplificada y alegórica de los libros de la revelación). Aunque en realidad Averroes no propuso la existencia de dos tipos de verdades, filosófica y religiosa, sus ideas fueron interpretadas por los pensadores cristianos, que las clasificaron de “teoría de la doble verdad”.

Rechazó el concepto de la creación del mundo en el tiempo: mantenía que el mundo no tiene principio. Dios es el “primer motor”, la fuerza propulsora de todo movimiento, que transforma lo potencial en lo real. El alma individual humana emana del alma universal unificada. Los amplios comentarios de Averroes sobre las obras de Aristóteles fueron traducidos al latín y al hebreo y tuvo gran influencia tanto en la escolástica y la filosofía cristiana (en la Europa medieval) como en los filósofos judíos de la edad media. Su principal obra original fue “La destrucción de la destrucción” (1180) donde rebate una obra del teólogo islámico Algazel sobre la filosofía (“La destrucción de los filósofos”). Es también autor de obras sobre medicina, astronomía, derecho y gramática.

maimonides

Maimónides

Maimónides también conocido como Rabí Mosheh ben Maimon o por las iniciales de su nombre Rambam. Fue filósofo, matemático y físico judío nacido en Córdoba en el 1135. Tras la conquista de esta ciudad en 1148 por los almohades, que impusieron las leyes del Islam tanto a cristianos como a judíos, la familia de Maimónides decidió exiliarse. Después de errar durante años, se establecieron en Fostat (Egipto) en 1165. Allí Maimónides llegó a ser rabino principal de El Cairo y médico de Saladino I, sultán de Egipto y Siria. Murió en 1204

La contribución de Maimónides a la evolución del judaísmo le proporcionó el sobrenombre de segundo Moisés. Su gran obra en el campo de la legislación judía es el Mishneh Torah, desarrollada en 14 libros y escrita en hebreo (1170-1180), que siguió modificando hasta su muerte. Además, formuló los Trece artículos de fe, uno de los diversos credos a los que numerosos judíos ortodoxos todavía se adhieren. Está reconocido como el filósofo judío más importante de la edad media. En Guía de perplejos, escrita en árabe (c. 1190), Maimónides intenta armonizar fe y razón conciliando los dogmas del judaísmo rabínico con el racionalismo de la filosofía aristotélica en su versión árabe, que incluye elementos de neoplatonismo. Esta obra, en la que considera la naturaleza de Dios y la creación, el libre albedrío y el problema del bien y del mal, tuvo una gran influencia en filósofos cristianos como Santo Tomás de Aquino y San Alberto Magno. Su utilización de un método alegórico, aplicable a la interpretación bíblica, que minimizaba el antropomorfismo, fue condenada durante varios siglos por muchos rabinos ortodoxos; pero las cuestiones conflictivas de su pensamiento han perdido relevancia en la época moderna. La fama de Maimónides como médico igualaba a la que gozó como filósofo y autoridad en la ley judía. También escribió sobre astronomía, lógica y matemáticas.

Influencia

Ambos autores profundizaron bastante en la religión y su utilización. Averroes pasó a la historia como el “comentador” de las obras de Aristóteles y Maimónides fue llamado el segundo Moisés por su contribución a la evolución del judaísmo e influyó en las obras de Santo Tomás de Aquino y San Alberto Magno. Además de en filosofía estos autores profundizaron en medicina como “Colliget” (1162) de Averroes y “Tratado sobre los venenos y sus antídotos”.

Fuente: rincondelvago.com
Anuncios

7 comentarios sobre “Averroes y Maimónides

  1. Es innegable que la época del gran Al-Mansur constituye el periodo álgido de la civilización andalusí, efecto de la instalación de un poder califal que fue capaz de fundamentar su legitimidad en el desarollo de una cultura especialmente rica, sobre el sustrato de una población muy heterogénea desde el punto de vista cultural y religioso, que convivía armónicamente con la completa tolerancia del poder… El califato de Córdoba era ya, a finales del siglo X, un semillero de grandes poetas, filósofos, arquitectos, matemáticos, médicos, astrónomos, teólogos, etc. que hizo posible que sabios como Maimónides y Averroes pudieran desarrollar y dar a conocer al mundo sus trascendentales aportaciones.

    Le felicito por su interesante bitácora.

  2. No conocía a Maimónides, me ha sonado cuando le has dado el nombre de Rambam, pero me temo que no lo ubico.

    En cambio sí que conocía la fiolosofía de Averroes.

    Perdona por mi ausencia, estaba de vacaciones.

  3. Interesante artículo sobre un aspecto especialmente sif¡gnificativo de la Historia de España y al que no suele darse el tratamiento didáctico que merece. Personalmente es un tema que me atrae, las ciudades que fueron crisol de culturas y civilizaciones, como Córdoba, Toledo, al igual que otras mediterráneas como Constantinopla-Estambul, y que se enriquecieron gracias a la mezcla de las tres religiones del libro con sus desviaciones y “herejías” correspondientes. Es realmente algo enormemente intersante.

    Por cierto, ya he terminado de leer los “Cuentos completos” de Coloane, que conocí gracias al Faro y, por supuesto, me han fascinado. Seguiré descubriendo otras obras suyas. Gracias por haberme hecho conocerle.

    Un abrazo

  4. En aquellos lejanos tiempos, Al-Mansur era la punta de lanza del Islam dirigida contra esa Europa temerosa y fragmentada, que reunía fuerzas para resistir los asaltos de los pueblos paganos y para encontrar energías con las que afrontar la naturaleza hostil. El dirigente cordobés condensó en su figura el potencial de un orgulloso califato musulmán instalado sobre el solar andalusí, que miraba a la vez hacia el Magreb y hacia el norte peninsular, y a su manera, intentó hacer frente a las amenazas latentes que acabarían por destruir la frágil y esplendorosa construcción de los califas Abd-al-Raman II y Al-Hakam II, cuya mejor expresión fue la ciudad palatina de Madinat al-Zahra.

  5. Querida Capitana. Ante todo quisiera decirte lo mucho que me alegro de verte de nuevo por el faro. Espero que hayas disfrutado plenamente tus merecidas vacaciones. Yo, por el contrario, no he podido hacerlo al haber coincidido con una época de mucho trabajo.

    Respecto a Maimónides, te aconsejo que profundices un poco en su vida y su obra. Creo que te va a interesar enormemente.

    Un fuerte abrazo.

    ******

    Estimado Ernesto: No me extraña en absoluto que esa época fascinante de la Historia de España le atraiga tanto a una persona como tú, siempre interesado en profundizar en temas importantes.

    Me alegra saber que te han gustado los cuentos de Fco. Coloane. Ya suponía yo que no te iban a defraudar.

    Un fuerte abrazo y, como dice Capitana, me excuso ante ti por no haber podido visitar con la frecuencia deseada tu excelente blog, así como el de otras personas amigas. Durante estas últimas semanas –debido a la gran cantidad de trabajo acumulado– no he tenido prácticamente tiempo para dedicarlo al faro.

    Gracias por tu visita. Un abrazo para ti.

    *******

    Amigos Ricardo y Marc. Es obvio que ambos conocéis profundamente la historia de Al-Andalus y de uno de los hombres que hicieron famosa a Córdoba en el mundo, como fue Al- Mansur. Agradezco profundamente vuestras brillantes aportaciones que han enriquecido notablemente este post con tan interesantes apuntes históricos.

    Mil gracias y un cordial saludo para ambos,

    Luis

  6. Hay una obra interesante de Ikram Antaki, autora siria, que reproduce una imaginaria conversación y Maimónides y un delegado de Averroes y revive el espíritu de la España en que musulmanes, judíos y cristianos solieron vivir en paz y compartir una cultura común: El espíritu de Córdoba, Planeta, Méjico 1995. He estado estudiando con cierto detenimiento la Guía de Perplejos de Rabbi Moshé ben Maimón, que encuentro fascinante.

  7. Apreciado Lino. Te agradezco enormemente la información que has tenido la gentileza de enviarnos sobre el libro de la filósofa e historiadora Ikram Antaki, que yo desconocía por completo. Ya lo tengo solicitado a través de internet y espero poder disfrutar muy pronto de su lectura… Respecto a la ‘Guía de Perplejos’, no puedo estar más de acuerdo contigo cuando la calificas de fascinante. Por cierto, la reseña que publicaste en tu blog es igualmente magnífica.

    Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s