mankiewiczokEl pasado 11 de febrero se cumplió el centenario del nacimiento de uno de los más grandes directores que ha dado el cine norteamericano: Joseph Leo Mankiewicz. El polifacético guionista y cineasta fue, durante toda su vida un ávido lector, a pesar de que no pudo finalizar sus estudios de medicina y tuvo que abandonar la Universidad en los años 20 para viajar hasta Berlín. Allí trabajó como corresponsal del “Chicago Tribune”, y posteriormente traduciendo los subtítulos de los filmes de la UFA al inglés. Esta experiencia le llevaría a Hollywood, y a finales de aquella década Mankiewicz ya trabajaba como guionista.

A mediados de los años 30 fue contratado por la Metro Goldwyn Mayer para producir películas, como “Furia”, de Fritz Lang, “Tres camaradas”, “Historias de Philadelphia”, film dirigido por George Cukor que le valió una nominación como productor, o “Las llaves del reino”, su primer film producido para la 20th Century Fox, estudio en el cual daría inicio a su carrera como director con “El castillo de Dragonwyck” (1946), excelente film gótico protagonizado por Gene Tierney, Walter Huston y Vincent Price. Ese mismo año, Mankiewicz dirigió “Solo en la noche”. En esta década realizaría películas de gran valía, como “El mundo de George Apley”, una comedia con Ronald Colman como protagonista, “El fantasma y la señora Muir”, fantasía romántica con Gene Tierney y Rex Harrison, “Escape”, excelente thriller y “Carta a tres esposas”, comedia dramática que le valió dos Oscars, uno a la mejor dirección y otro al mejor guión adaptado.
marlonsinatra

Brando y Sinatra, en el musical “Guys and Dolls” (Ellos y Ellas), de Mankiewicz.

En los años 50 prosiguió su excepcional trayectoria como director, consiguiendo con “Eva al desnudo” (1950) otras dos estatuillas al mejor director y al mejor guión. El film, producido por Darryl F. Zanuck y con una inolvidable interpretación de Bette Davis, también ganaría, entre otros, el premio a la mejor película del año y al mejor actor secundario en la piel de George Sanders.

Otras películas de Mankiewicz en este período fueron “Un rayo de luz”, “Murmullos en la ciudad”, “5 Fingers”, film de espionaje con James Mason, “Julio César”, adaptación de la obra de Shakespeare con Marlon Brando como protagonista, “La condesa descalza”, melodrama con Humphrey Bogart y Ava Gardner, “Ellos y ellas”, un musical protagonizado por Frank Sinatra y Marlon Brando, “El americano tranquilo”, y “De repente, el último verano”, adaptación del clásico de Tennessee Williams protagonizada por Katharine Hepburn, Montgomery Clift y Elizabeth Taylor.

Después de este film, Mankiewicz, se enroló en el gran proyecto de “Cleopatra”, película con múltiples problemas de producción que tardó varios años en ser rodada, y que finalmente resultó ser un gran fracaso económico. Estaba protagonizada en sus principales papeles por Elizabeth Taylor como Cleopatra, Richard Burton como Marco Antonio y Rex Harrison, encargado de dar vida a Julio César. En 1970 filmó con Kirk Douglas y Henry Fonda, un western en tono de comedia “El final de un canalla”. Su última película sería “La huella” (1972), genial thriller psicológico protagonizado por Laurence Olivier y Michael Caine. Este título le supondría una nominación al Oscar como mejor director.

El 5 de febrero de 1993 Joseph L. Mankiewicz, cuyos hijos Tom, Christopher y Ben también se dedican al mundo del cine, fallecería de un ataque al corazón en Bedford, Nueva York. Tenía 83 años.