Geoglifos del desierto de Atacama

Los Geoglifos son expresiones rupestres que reflejan de buena manera, la gran odisea que debió vivir el hombre en estos parajes tan áridos;  son  únicos en su género en nuestro territorio y se encuentran desde el sector del río Loa por el sur, hasta el valle de Lluta por el norte;  se observan también -y con características particulares-  en la costa y sierra del área sur peruana.

geoglifo Atacama[7]

Las interpretaciones que podemos hacer de los geoglifos, sus significados o mensajes son testimonios del comportamiento de los grupos especializados de las sociedades andinas que se vincularon al tráfico regional e interregional;  también es posible que respondan a sistemas de marcas o señaléticas alusivas a dicha movilidad, otros correspondan a verdaderos ritos alusivos como es el caso de la caravana o el de las chacras. Es posible  relacionar algunos de esas figuras o conjunto de ellas a conmemoraciones de  acontecimientos especiales, tal como lo hacemos en este tiempo.

En nuestra Región Tarapacá, enclavada en el  desierto de Atacama, los hombres no fueron diferentes e indiferentes a esa necesidad de expresión, usando los recursos naturales, empleando las técnicas mas recomendables y probadas para crear temáticas que reflejaban la  concepción ideológica del grupo y el grado de percepción que tenían   del entorno natural y sobrenatural  que les envolvía:  para ello crearon el diálogo con las imágenes ya sea pintadas, grabadas o raspadas sobre las rocas o las arenas del desierto.

En nuestros valles de Lluta y Azapa se conservan ejemplos de esta tradición macro rupestre, con características de técnicas y de estilo muy particulares con relación a  otras concentraciones, como en Aroma, Tarapacá, Pica, Huatacondo, Río Loa, Pintados, Soronal, etc. constituyéndose en el legado arqueológico-artístico más monumental que conocemos en el área.

La gran mayoría de ellos están realizados con la técnica extractiva. Son ejemplos de estos los de Cerro Sombrero en Azapa, en Santa Rosita cerca de Pica, Cerro Unita entre otros. Un grupo menor son los que  están hechos con la técnica de adicción;  es decir, acumulando piedras de tonalidades oscuras de origen volcánico a manera de mosaicos y que contrastan con un fondo más claro característico de cerros y pampas del desierto

geoglifos-valle-de-azapa

El caso de los geoglifos del Cerro Sagrado -asociado a la ocupación Inca en el sector de Alto Ramírez en el valle de Azapa-  se define por un conjunto de dos personajes, el mayor con atuendo o tocado sobre la cabeza y las figuras de lagarto y serpiente, junto a ellos resaltan llamas, aves, y otras figuras menores. El arqueólogo norteamericano Junius Bird en 1945 fotografió este conjunto donde se observa un corral en la base del cerro. Por allí pasaban los senderos que unían el valle con la costa, sorteando la quebrada de Acha, y alcanzar el sector de las cuevas al sur de Arica. Todo esto -junto a la aldea y cementerio Inka localizados por los arqueólogos locales en la década del setenta- ya no existe, salvo el panel con geoglifos, último testigo de una época perdida en el tiempo;  lo demás, ha sido destruido por la soberbia y ambición humana, sin respetar mínimamente estos valores patrimoniales que nos pertenecen a todos. La gama de diseños es variada, representan animales domésticos y silvestres, insectos, pájaros, etc. La figura humana, se mantiene en un plano secundario, por lo menos estadísticamente.

Las Pictografías son las primeras expresiones gráficas que hicieron posible  entablar ese diálogo entre los hombres y el mundo que les rodeaba, utilizando una variada gama de colores,  preferentemente de rojos, ocres y amarillos, el negro y blanco.

pictografia

Los sitios más interesantes en nuestra región se localizan en cuevas y aleros naturales en  ambientes muy opuestos:
a.- En el ámbito costero como en Cueva del Inca en Arica, La Capilla en Caleta Vítor y  sector desembocadura de la quebrada de Camarones

b.- En el ámbito andino en  el entorno geográfico de la sierra de Arica como en Vilacaurani, Incani, Tongolaca, Yerbaguanane y, en Puxuma, Patapatane, Hakenasa, y otros  recientemente descubiertos como Pampa el Muerto, Laguane, Chilpe, Sora, Itiza y Mullipungo.

Más hacia el sur, entre la quebrada de Camarones y el río Loa la situación se presenta diferente, solo algunas referentes aislados en Caillama en el alto de la quebrada de Suca y en las quebradas de Camiña, en Chusmiza, en Tambillos, al interior del oasis de  Pica en los sitios de Tambillos y El Salto en Quisma, en Tiquina en la quebrada de Huatacondo y La Pillalla en la cercanía de Quillagua.

La tradición pictórica prehistórica marca una antigüedad  significativa, desde el Período Arcaico Temprano en las tierras altas (6000-7000 a.C.) y Arcaico Tardío en la costa (3000 a 4000 a.C.), hasta el contacto europeo (1500d.C.). Los estudios  realizados últimamente han concluido una continuidad de la tradición hasta nuestro tiempo, manifiesta en el arte pictórico religioso a partir de la Colonia (s. XVI) hasta el Período Republicano incluido.

Las pictografías de más al sur, en el contexto valles y oasis del sector Pampa del Tamarugal resalta “la caravana de camélidos encabezada por un chamán de color blanco” en el sitio El Salto en el valle de Quisma;  en Camiña, en el sitio Chipiltiza, un panel  geométrico con personajes jerarquizados en color negro y rojo resalta entre un conjunto de petroglifos diagnósticos de lo que debió ser el lugar, un centro ceremonial relevante.

Fuente informativa  : Luis Briones –   Universidad de Tarapacá, Arica


Anuncios

8 comentarios sobre “Geoglifos del desierto de Atacama

  1. Después de haber leído con detenimiento este interesante artículo, me pregunto si estos geoglifos del desierto de Atacama tienen alguna relación con los famosos y enigmáticos trazados de la zona de Nazca en el Perú.

    Según he podido leer, esas misteriosas líneas de más de 250 metros de largo se atribuyen a las culturas de Nazca y Paracas, siendo las teorías sobre su trazado de lo más dispares, desde el supuesto de que servían para rendir culto a las deidades de estas civilizaciones, hasta aquellas que hacen referencia a que eran un medio de comunicación con extraterrestres, teoría que por supuesto rechazan los arqueólogos más prestigiosos.

    Saludos

  2. Gracias por tu visita a este blog y por enviarnos tu comentario, Ignacio.
    Respecto a la pregunta que te haces sobre la relación de los geoglifos del desierto de Atacama con los trazados de Nazca, no parece que haya ninguna relación entre ambos, o al menos no hemos leído hasta ahora ninguna tesis al respecto. Lo que sí parece evidente, tal como señalas, es que éstos últimos no eran un medio de comunicación con los extraterrestes.

    Saludos

  3. Et pourquois pas, Louis? El Gigante de Atacama, del cerro Unita, es sorprendentemente similar al de Cerne Abbas, al norte de Dorchester, Dorset, Inglaterra, y ambos están en laderas de cerros, más notable el de Chile que sólo puede ser visto desde el mar. Claro, pueden ser considerados uno y otro como puntos de referencia para navegantes y caminantes, pero las figuras de Nazca sólo pueden ser apreciar desde el aire y sólo desde el aire pudieron ser concebidas. Canales de regadío argumentan unos. Ni los arqueólogos más prestigiosos pueden asegurar que no fueron un punto de referencia a extraterrestres. Las opiniones pueden dividirse entre 50% y 50 % o 99% y 1% y ese uno que defiende la teoría extraterrestre es tan improbable como el otro, al carecer de fundamentos y pruebas concretas.
    Juguemos a soñar que no todo lo que existe está en este mundo y tendremos un escape lúdico a este horroroso planeta en que nos tocó vivir. No comparto la opinión de que “la vita e bella”, y me voy a ir a sentar a los pies del Gigante de Tarapacá a que me vengan a buscar desde el aire y desde el aire voy a pasar por arriba del Faro del Fin del Mundo y voy a lanzar una lluvia de papel picado dorado…

  4. Muchas son las hipótesis sobre su origen, sin embargo, sí es verdad que todos los símbolos cobran significado si son vistos desde cierta altura. Realizarlos sin esa perspectiva sería muy complicado. Tal vez en las cercanías existieran construcciones a modo de torres de vigilancia desde las que poder ver e interpretar esas posibles señales. Aunque también supongo que ya se hubieran encontrado restos o evidencias de dichos asentamientos.

    Tal vez su finalidad fuese únicamente ritual, pero desde luego eso se me antoja difícil de creer.

    Les dejo con una impactante vista áerea (gracias, Google) del gigante de Atacama:

    http://www.avistadegoogle.com/170/18/Gigante-Atacama

  5. Me sorprende infinitamente el hecho que enuncia el autor de este texto, que algunas de esta maravillas, construidas por culturas primigenias, han sido destruidas sin mediar ninguna razón. Después de quinientos años, aún no superamos el oscurantismo que hizo que el hombre blanco exterminara estas civilizaciones. ¿Será que la fobia por lo desconocido es mayor que cualquier esbozo de razón o siquiera de cuestionamiento? Las teorías diversas y perfectamente legítimas de la construcción y propósito de estas figuras les añade un saborcillo distintivo e innegablemente maravilloso.

  6. Querido Mario: Tal vez tienes razón cuando señalas la imposibilidad de demostrar que las figuras de Nazca no fueron un punto de referencia para supuestos extraterrestres. También coincido contigo en que, sólo en contadas ocasiones, “la vita e bella”. Por ejemplo, cuando uno puede cerrar los ojos e imaginarse a Mario Alvarado, volando sobre un faro, sobre el que deja caer una lluvia de papel picado dorado… Eso es pura poesía. Y la poesía, junto a la música, sí que nos pueden hacer olvidar –aunque sea por unos instantes– que habitamos “un mondo cane”.
    Un fuerte abrazo

    ***

    Estimado Navegante: La impresionante imagen que has tenido la gentileza de enviarnos, corrobora en cierta medida lo que afirmas en tu comentario. La verdad es que –a veces– uno llega a dudar sobre el orígen puramente ritual de estas enigmáticas figuras.

    Muy agradecido por tu visita.

    ****

    Hola, Chrieseli: Interesantísma reflexión la tuya, como siempre. Es muy probable que en la pregunta que formulas en tu comentario esté también la respuesta; es decir, que el “hombre blanco” no ha superado del todo su atávico instinto de destruir civilizaciones que no ha logrado entender del todo.

    Aprovecho la ocasión para agradecerte la información que nos das sobre el rodaje de la pelicula basada en la vida de Teresa Wilms Montt. Al parecer, su estreno es inminente. Estaremos muy pendientes del acontecimiento.

    Un abrazo, querida Chrieseli.

  7. También en España tenemos petroglifos y no están realizados por “extraterrestres”, sino por culturas ancestrales.
    Hay petroglifos en la Pecha del Arco de Elche de la Sierra (Albacete), de Castillicos de Monte Azul, en Férez (Albacete) y muy cerca del pueblo de Luis, en Cima del Monte Arabí, en Yecla (Murcia).
    La referencia bibliográfica es:
    Juan Francisco Jordán Montes. Verdolay: Revista del Museo Arqueológico de Murcia, ISSN 1130-9776, Nº. 10, 2007 , pags. 147-172

    Saludos

  8. ¡Así que hay petroglifos cerca de mi pueblo y yo sin enterarme!
    En Jumilla siempre habíamos pensado que los yeclanos sólo tenían fábricas de muebles… Bueno, y un vino ligeramente parecido al nuestro. 🙂
    Gracias por tu interesante información, querido Ramón. Cuando vaya a España intentaré visitarlos.

    Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s