Buscando información sobre mi admirado Vicente Huidobro encontré -en Wikipedia- que él era uno de los grandes exponentes del género nonsense, tal como Eduardo Chicharro, León de Greiff, Julián Ríos, Oliverio Girondo, Jorge Enrique Adoum y Guillermo Cabrera Infante, entre otros muchos.

El nonsense pertenece a una familia más grande de juegos de palabras, donde también cabe incluir a los limericks de Edward Lear, las palabras maleta de Carroll y las greguerías de Ramón Gómez de la Serna, pero la característica más distintiva del nonsense es no tener sentido, ser decididamente absurdo.
Nonsense es una figura literaria que puede ser en verso o en prosa, que busca generar, juegos de palabras que trasgreden las formas comunes de la sintaxis y la semántica, juegos que resultan extraños, comúnmente humorísticos y absurdos. Literalmente “nonsense” significa “sin sentido”.


Dentro de éste género de juego de palabras, me llamó la atención las “palabras maletas” de Carrol -que desconocía- y que consiste en una fusión de dos palabras creando otra nueva de imprevisible significado respecto a las anteriores o, simplemente,  fusión de los significados.
Se me ha ocurrido que sería divertido jugar con mis querid@s amig@s  de éste Faro a crear nuevas palabras maletas,  convencido de que recibiremos un montón de ellas, conociendo el ingenio y capacidad de todos los que  nos visitan.
Para empezar el juego y motivaros, pondré unos cuantos ejemplos sacados del “Diccionario Samsonite” :

Acongojonado: acojonado al cuadrado.
Adúltoro.- Que le pone cuernos a su vaca.
Anocente.- Culo libre de culpa.
Beodoble.- Persona que, por su desmedida afición al alcohol, sufre disfunciones visuales
Broncemado.- Color negrillo que presenta la piel tras una excesiva exposición estival al sol.
Ciberdespacio.- Acceso a Internet que sufren la mayoría de usuarios.
Coñocimiento.- Entendimiento sobre una cuestión femenina.
Demoño.- Diablo, espíritu del mal, con el pelo recogido en la parte posterior de la cabeza.
Dialento.- Variedad regional de una lengua que se caracteriza por su pausada pronunciación.
Estrofado.- Guiso de carne compuesto poéticamente.
Follastero. El que no es de este meuble.
Fugitimo.- Que anda huyendo o escondiéndose de las personas a las que ha timado.
Indiota.- Natural de la India que muere de hambre contemplando una vaca.
Imputada.- Atribución de culpa que fastidia por inmerecida.
Matemágico.- Dícese del problema de aritmética que se resuelve solo.
Mientecato.- Persona necia que falta a la verdad.
Mefistofálico.- Pene diabólico.
Melancoholia :al final de la noche de madrugada (melancolia+alcohol)
Melonmanía.- Afición desmedida por los melones.
Mendiego.- Pedigüeño que se desdice y donde dijo digo dice diego.
Moriburdo.- Que está muriendo, pero de manera tosca y basta.
Neción.- País de gilipollas.
Palizía.- Cuerpo encargado del mantenimiento del orden, a base de caricias, mimos y arrumacos.
Patático: Dícese de aquella persona o circunstancia tan patética que ni siquiera es merecedor de dicho calificativo.
Remera.- Puta con piragua.
Trespiés.- Tropezón del famoso gato al que le buscaron y encontraron el tercer pie.
Trimeo.- Vehículo sin ruedas para mear sobre hielo.
Virgilante.- Persona que está despierta o vela para no perder su virginidad en un descuido.

Jean D’Ovigny

Anuncios