Estamos a punto de despedir este año que, para muchos de nosotros, ha transcurrido vertiginosamente. Durante el 2012, personajes de la literatura, la música, la pintura, el cine y el teatro celebraron distintos aniversarios: bicentenarios, centenarios y medio siglo de partida de su natalicio o fallecimiento. Algunos de ellos son universalmente conocidos: los escritores Charles Dickens, Bram Stocker, Jorge Amado y August Strindberg, o los pintores Antoni Tàpies y Jackson Pollock. Algunos de ellos fueron vanguardistas para su tiempo, rompieron moldes convencionales en sus respectivas disciplinas artísticas e influyeron a otros, y unos más crearon personajes que conectaron con el público y que hoy son parte del inconsciente colectivo.

AUGUST STRINDBERG (1849-1912)

Relaciones tormentosas, la lucha entre una sociedad caduca y la moderna y la violencia psicológica entre los personajes, son algunos de los temas que el dramaturgo sueco August Strindberg plasmó en obras como “El Pelícano”, “La Sonata de los espectros”, “La Danza de la muerte” y “La Señorita Julia”, entre otras, alejándose del romanticismo y precursor del teatro del siglo XX. Creador de una vasta producción en todos los géneros literarios, incursionó también en la fotografía y la pintura, y fundó varios teatros, donde presentó obras en un acto. Polémico por sus ideas y crítica social a la burguesía, pero igualmente popular, se señala que a su funeral acudieron 50 mil coterráneos. Su país lo ha honrado con una casa-museo y en 2005, con una exposición antológica de su obra plástica en la Galería Tate de Londres.

JACKSON POLLOCK (1912-1956)

El más distinguido representante del expresionismo abstracto es el pintor norteamericano Jackson Pollock, quién en vida gozó de gran reconocimiento. Discípulo del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, de gran importancia en su desarrollo artístico, aprendió con él distintas técnicas como el vertido y goteo de pintura, así como el manejo de la laca, pintura de esmalte y arena sobre la superficie de los cuadros. Pollock transitó de la figuración, donde incorporó motivos de Pablo Picasso y Joan Miró, a la abstracción, encontrando un estilo personal con influencias surrealistas como el automatismo e imágenes del subconsciente. A mediados de los 40 y 50 del siglo pasado, sus obras resultaron polémicas, aunque fue alabado por el crítico de arte Clement Greenberg. Influenció a movimientos posteriores como el Pop Art, Arte Minimal, entre otros, y es reconocido como uno de los más importantes creadores del siglo XX.

BRAM STOKER (1847-1912)

En el arte, hay ocasiones en que los personajes son más famosos que su creador. Miles de personas habrán leído o visto la película de “Drácula” en sus diferentes versiones: cine, teatro, televisión, animación, entre otras, pero pocos sabrán que su autor fue el escritor y crítico teatral irlandés Bram Stocker cumple durante el presente año 100 años de fallecido. Recientemente, el director Francis Ford Coppola le dió crédito al creador en el título de la obra y quizás sea de los pocos que lo han hecho. Escrita en 1897, Stoker jamás imaginó que a más de cien años su personaje e historia siga fascinando y provocando terror a multitudes, más allá de otras de sus novelas “El paso de la serpiente” y “La joya de las siete puntas”, igualmente del mismo género.

JOHN CAGE (1912-1992)

El artista norteamericano John Cage es considerado inclasificable y una de las figuras primordiales de la vanguardia de la Post-Guerra. Incursionó en la teoría y la composición musical, -uno de los más influyentes en el siglo XX-, también autor de música para danza, específicamente para las coreografías de Merce Cunningham; se interesó por la filosofía, la pintura y la poesía, igualmente, mantuvo una fuerte influencia del Budismo Zen y el I Ching en la manera de componer, en sus composiciones usaba el azar, como usar plantas como instrumentos. La experimentación en la obra de Cage tuvo gran influencia en diversas tendencias como el arte sonoro y la música electrónica, así como en los compositores, músicos y artistas visuales Brian Eno, Frank Zappa, Michael Parsons, Sonic Young y Stereolab, así como en la obra del pintor Robert Rauchemberg, por citar sólo algunos. Dicen los expertos que la intención de Cage con su música, es abrirse al silencio y los sonidos de la vida misma.

JOHN CHEEVER (1912-1982)

Considerado con un estilo influido por el escritor y dramaturgo ruso Antón Chejov, donde en una situación dada la apariencia de que “no pasa nada” presuntamente, en la superficie, detonan los conflictos dramáticos subyacentes la apariencia de familias felices, el escritor norteamericano plasmó en sus cuentos y novelas la infelicidad en los barrios residenciales, el regresó al paraíso de la infancia y la transformación de las ciudades modernas, es calificado como uno de los mejores cuentistas de su país. Con su obra, el ganador del Premio Pulitzer y el National Book Award, precisamente por “La Crónica de los Wapshot” y sus cuentos reunidos, es destacado por el crítico Harold Bloom, como un agudo observador de la realidad social de su país.

MICHELANGELO ANTONIONI (1912-2007)

“Blow-Up, deseo de una mañana de verano”, basada en el cuento corto “Las babas del diablo” del escritor argentino Julio Cortázar, es quizás una de las películas más celebradas de este director italiano. La cinta ganó la Palma de Oro al mejor director en 1966 en el Festival Internacional de Cine de Cannes. Antonioni, que también fue pintor y escritor, filmó “La aventura”, “El eclipse”, “La noche” y “El reportero”, así como las últimas cintas en su carrera como “Más allá de las nubes”, co-dirigida por Win Wenders, y “La mirada de Michelangelo”, son parte de su prolífica realización fílmica. Precisamente la mirada de Antonioni en su cine, iba más allá de lo evidente, enfocándose en aspectos presuntamente ínfimos, de los que está hecho la vida.

GENE KELLY (1912-1996)

“Cantando bajo la lluvia” es la más famosa película musical del coreógrafo y bailarín Gene Kelly, considerado un revitalizador de la danza con un estilo más libre al del también bailarín de la época de los años 40 y 50, Fred Astaire. Bajo la dirección de Stanley Donnen, Kelly también filmó otras cintas musicales como “Un día en Nueva York” y “Siempre hace buen tiempo”, rodadas al aire libre, algo inusual e innovador en su tiempo. “Invitación a la danza”, dirigida por él mismo, y presentador de la recopilación de musicales de la MGM en los años 70, contribuyeron al auge de esta expresión, tanto en el cine como en el teatro, que tiene millones de seguidores en el mundo.

LAWRENCE DURRELL (1912-1990)

Con las obras de “El Cuarteto de Alejandría”, en el que plasmó la historia de esta ciudad antes y después de la Segunda Guerra Mundial, le dieron el reconocimiento internacional al escritor hindú Lawrence Durrell. También autor de diarios de viajes, obras de teatro y otras novelas, fue la fascinación que provocó en los lectores y en otros autores con las piezas citadas a fines de los años 50 y principios de los años 60 del siglo XX, lo que hizo que decenas de escritores y cineastas vivieran en las naciones del norte de África, cautivados por el misterio de las culturas y su gente.

TRICENTENARIO

JEAN-JACQUES ROUSSEAU

“El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad quien lo corrompe”, es una de las premisas del filósofo y escritor suizo Jean-Jacques Rousseau, a tres siglos de su nacimiento, (1712-1778), tuvo una vida de penalidades, perseguido políticamente por sus ideas, viajó por diferentes países europeos y fue fustigado por otros pensadores como Voltaire y algunos reyes, al grado de sufrir delirio de persecución. Su ideales influyeron en la Revolución Francesa y en las posteriores que lograron el surgimiento y creación de distintas naciones. Sus obras “El Contrato social” ó “Emilio o la edcación”, por mencionar algunas, revolucionaron los sistemas de pensamiento y marcaron pautas para las sociedades modernas. Contradictorio, publicó libros y al mismo los detestaba, valoró el papel de la mujer, pero jamás se casó con su compañera y escribió las pautas de la educación infantil, pero dejó a sus hijos en un orfanatorio.

BICENTENARIOS

CHARLES DICKENS (1812-1870)

El novelista británico Charles Dickens retrató en sus obras realistas los ambientes populares y marginados, criticó las injusticias y arbitrariedades para con los oprimidos en plena Revolución Industrial londinense, por lo que fue sumamente popular en vida. Considerado el precursor de las actuales telenovelas, con el sistema de “novelas por entregas” en los periódicos de la época, -modelo que sería imitado por otros autores-, provocaron la ventas en miles de ejemplares de los periódicos en las que se publicaban. “Cuento de Navidad”, más conocida como “Mr. Scrooge”, “Oliver Twist” y “Grandes esperanzas”, entre otras, han sido llevadas a la televisión, el cine y la animación, incluso a la ópera y el teatro. Mostró en sus obras las pasiones humanas, se casó varias veces y tuvo 10 hijos, criticado y envidiado, pero también adorado y valorado a partes iguales, su vida también es una novela.

ROBERT BROWNING (1812-1889)

Al poeta británico Robert Browning se le atribuye la creación del poema-monólogo dramático, en verso, multivocal y de diferentes perspectivas, y fue durante su estancia en Italia, donde escribió este estilo en “Hombres y mujeres”, que incluye poemas sobre Fray Lippo Lippi y Andrea del Sarto, luego escribió “Dramatis personae”, a raíz de la muerte de su esposa, y en Londres, “El anillo y el lbro”, donde entremezcló diversas voces a manera coral. Admirador de los poetas románticos Lord Byron y Mary Shelley, la autora de Frankestein, el propio Browning influyó en otros autores que plasmarían en sus obras estas y otras técnicas literarias, la polifónica, como T. S. Elliot y Ezra Pound, hoy tan común en el teatro, la televisión y el cine.

MEDIO SIGLO DE PARTIDA

WILLIAM FAULKNER (1897-1962)

El poeta, guionista de cine y escritor norteamericano es considerado como “escritor para escritores” por la influencia que ha tenido por la experimentación en las estructuras complejas y técnicas narrativas como el libre fluir de la conciencia y diferentes puntos de vista de un suceso, entre otras, de sus obras como “El sonido y la furia”, “Mientras agonizo” o “Santuario”, por citar algunas, y los autores latinoamericanos Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes han destacado su legado literario. Faulkner ambientó sus novelas y cuentos en el ficticio “Condado de Yoknapatwpha” en los estados sureños estadounidenses al final de la Gran Depresión mostrando las relaciones interraciales y familiares, sobre todo la naturaleza humana en sus diversos registros. Autor imprescindible y prolífico, escribió 20 novelas y 85 relatos breves, obtuvo el Premio Nóbel de Literatura de 1949.

HERMANN HESSE (1877-1962)

Pocos autores logran conseguir la aceptación de la crítica y el público, como este poeta y escritor alemán, ganador del Premio Nóbel de Literatura en 1947, cuyas obras son consideradas como iniciáticas por sus múltiples admiradores en todo el mundo, particularmente la más famosa, “Siddhartha”, publicada en 1922, por la combinación de filosofía oriental y occidental y la búsqueda de la iluminación espiritual. Aunque sus obras son vistas con desdén por cierta crítica especializada, además de la novela citada, pueden encontrarse en las librerías “El lobo estepario” y “Demian”. A medio siglo de su desaparición física y a 90 años de la publicación de su obra más famosa, Hesse sigue teniendo sus lectores. Es simple, hay autores que conectan con el respetable.

GEORGES BATAILLE (1897-1962)

Transgresor y polémico por los temas del erotismo, la muerte y el misticismo, entre otros, que manejó en su prolífica producción, el escritor, antropólogo y pensador francés Georges Bataille, quién fundó revistas e integró grupos de literatos, no obtuvo mucha aceptación sino hasta después de su muerte, ya que su legado fue reconocido en la segunda mitad del siglo XX por los filósofos Michael Foucault y Jacques Derrida, por citar algunos. “La historia del ojo”, “Lágrimas de Eros” y “La parte Maldita” son algunas de las obras de este autor desaparecido hace cinco décadas.

HERNANDO GARZA en “Vida Universitaria”