Tres horas y media al día. Ese es el promedio de tiempo que pasan los adolescentes europeos en las redes sociales… Es decir, casi un 70% de su tiempo en internet en redes como Facebook, Twitter, Tuenti, Flirck o con aplicaciones para teléfonos móviles como WhatsApp o muchas otras. Y este tiempo –según afirman sicólogos y especialistas– va en aumento, porque las redes sociales son la manera de comunicarse entre ellos.

Ante estas alarmantes cifras, sicólogos clínicos han advertido reiteradamente de que el cambio de la vida social por la virtual a través de redes sociales, es uno de los “mayores peligros” que el uso abusivo de las nuevas tecnologías entraña para los jóvenes. Entre los síntomas que indican adicción a las redes sociales, destacan la creación de una identidad ficticia gracias al anonimato de estas redes, el aislamiento social, la “automedicación digital” ante una depresión, es decir, recurrir a las redes sociales para superar el malestar, y problemas físicos como obesidad, fruto de la vida sedentaria delante del ordenador.

Sobre los perfiles del riesgo en la adicción a las redes sociales, los sicólogos señalan que son los mismos que para otras adicciones, como drogas o alcohol, definidos por gente que, “o bien no tienen una percepción clara del riesgo, o bien tiene una baja autoestima, o bien está pasando una situación coyuntural complicada, como estrés, un desengaño amoroso o dificultades en los estudios”.

"Mobil Lovers". Mural de Bansky

“Mobil Lovers”. Mural de Bansky

También se ha ha subrayado en muchos otros informes que esa escasa percepción del riesgo que tienen los jóvenes es consecuencia de la falta de salidas que la sociedad ofrece y el miedo al fracaso personal, lo que provoca que no se fijen metas a largo plazo y sus únicos objetivos se centren en la diversión y en salir por la noche.

Estos datos se suman a las de un informe elaborado por la London School of Economics para la Comisión Europea , que reveló que el 14 % de los adolescentes europeos se han citado en la vida real durante los últimos 12 meses con gente que sólo conocían a través de Internet. También se asegura en este informe que el perfil del adolescente europeo conectado a Internet es una chica, con página en Facebook, que se conecta varias veces al día con sus amigos y, ocasionalmente, con desconocidos y que tiene más de 100 contactos. También se destaca el dato de que un 94% de los jóvenes tienen móvil, que el 80% de los jóvenes lo utilizan más de dos horas al día, y que hasta un 60% de los jóvenes piensa que es más fácil relacionarse con la gente a través del móvil.

Paralelamente al creciente uso de las redes sociales se ha puesto en marcha un debate social sobre la conveniencia de estas redes, especialmente entre los jóvenes, por sus posibles consecuencias legales o familiares.