Dos descubrimientos científicos que han sembrado una semilla de esperanza en nuestro planeta han sido reconocidos por los premios internacionales de la ‘Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento’. Sus protagonistas luchan por mejorar nuestras vidas.

El físico estadounidense de origen alemán, Isaac Held

Los investigadores Isaac Held y Alexander Varshavsky, con sus importantes y correspondientes descubrimientos científicos que atañen al cambio climático y a la lucha en contra graves enfermedades como el cáncer o el Parkinson, han sido reconocidos a nivel internacional por su aportación en el desarrollo y avance de la ciencia en las áreas de Medioambiente, Ecología y Biología.

Un alegato optimista para estos tiempos de crisis en los que la ciencia, el medioambiente y la cultura se han visto relegados en la agenda de prioridades públicas.

PREDECIR EL FUTURO DEL CLIMA.

El físico estadounidense de origen alemán, Isaac Held, ha conseguido este reconocimiento en la categoría de Cambio Climático “por sus contribuciones, pioneras y fundamentales, en nuestra comprensión de la estructura de los sistemas de circulación atmosférica y del papel del vapor de agua en el cambio climático”, señala el acta.

El estudio aporta una nueva e innovadora dirección para conocer las transformaciones que el cambio climático, provocado por el calentamiento global, causará en el planeta en un plazo determinado. El objeto de estudio para Held está basado en el papel esencial del agua, tanto de su movimiento en la atmósfera, como la influencia que ejerce en el efecto invernadero.

Las demostraciones del físico estadounidense explican la existencia de las diferentes zonas tropicales del planeta y, además, los cambios que estas zonas experimentarán como consecuencia del cambio climático. Y Held lo que predice, como conclusión del trabajo desarrollado, es que las zonas tropicales serán más húmedas y las subtropicales más secas, una tendencia que ya se observa.

“La cantidad de agua en la atmósfera es lo que hace que unas zonas sean más húmedas que otras. En mis trabajos he buscado analizar cómo se mueve el agua en la atmósfera, y cómo el cambio climático altera estos patrones”, explicó Held tras conocer el fallo.

El proceso del vapor de agua se retroalimenta como efecto del incremento de las temperaturas. A mayor temperatura mayor cantidad de vapor que, a su vez, multiplica el calentamiento. Aspecto necesario para predecir el clima futuro.

Los estudios de Held han estado centrados, sobre todo, en el área del Mediterráneo, donde el físico advierte que, de no reducirse las emisiones de CO2, la temperatura podría aumentar en 3 grados centígrados en un siglo. Consecuencia de este ascenso térmico será la reducción de lluvias, entre un 10 y un 15 por ciento.

UNA PUERTA ABIERTA CONTRA EL CÁNCER.

El científico Alexander Varshavsky, del Instituto Tecnológico de California.

En el área de la Ecología y Biología de la Conservación, la Fundación BBVA ha otorgado el premio correspondiente al químico Alexander Varshavsky, del Instituto Tecnológico de California (EE.UU.), por descubrir “los mecanismos implicados en la degradación de proteínas, así como su importancia fundamental en los sistemas biológicos”, señala el acta.

Las investigaciones realizadas por el químico de origen ruso han tenido una gran repercusión en la investigación biomédica desde la década de los 80, cuando Varshavsky hizo sus primeros descubrimientos.

“Me siento un privilegiado por haber contribuido al nacimiento de este campo y de participar en su desarrollo posterior. El área creció rápidamente en los noventa, hasta convertirse en un campo amplio y variado”, señaló el químico tras conocer el fallo del jurado.

Alexander Varshavsky ha descubierto que unas proteínas llamadas ubiquitinas funcionan como etiquetas uniéndose a las proteínas que deben ser destruidas, así como sus señales de reconocimiento y su especificidad. El químico de origen ruso “demostró cómo la ubiquitina (…) se une a otras proteínas y las marca para su destrucción”, indica el acta.

“Este sistema –continúa- es esencial en las funciones celulares habituales, desde el control de la trascripción genética, la síntesis de proteínas y la reparación del ADN; a la división celular y la respuesta al estrés”.

Estos descubrimientos dieron lugar a estudiar posteriormente la implicación que tienen las ubiquitinas, cuando su mecanismo de degradación es defectuoso, en un amplio espectro de enfermedades que van desde el cáncer a enfermedades del sistema inmune y neurodegenerativas, como el Parkinson.

“Es probable que los fármacos que actúan sobre el sistema de degradación de proteínas regulado por las ubiquitinas tengan una repercusión amplia en la medicina”, subraya el acta del fallo.

Las investigaciones de Varshavsky han abierto todo un nuevo campo en la Biomedicina, ya que en la actualidad la búsqueda de terapias y nuevos fármacos basados en las ubiquitinas es una de las áreas con más actividad. “Hay una ingente investigación médica en marcha, tanto en compañías farmacéuticas como en universidades, para diseñar pequeñas moléculas que bien, inhiban o amplifiquen muchos aspectos funcionales de las ubiquitinas”, dice Varshavsky.

Las ocho categorías de los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, dotada cada una de ellas con 400.000 euros (unos 500.000 dólares), no solo responden al mapa del conocimiento en el inicio del siglo XXI, sino también a algunos de los retos centrales de este periodo a escala global.

Por Isabel Martínez Pita.
EFE-REPORTAJES

Anuncios