“La muerte es el regreso a la eternidad,
ya que la vida es un instante entre dos eternidades”
Santa Teresa de Jesús

Ha muerto mi hermano. Ha muerto Luis Irles, a las 10 de la noche del pasado jueves 23 de noviembre de 2017. Su muerte ha sido tranquila, casi de repente. La cruel enfermedad que padecía logró que la mecha de su vida se consumiera suavemente, poco a poco. Pudo despedirse de los que más amaba, que permanecieron todo el tiempo a su lado transmitiéndole la paz y el cariño infinito que él se merecía.

 Ahora, querido hermano, en medio del dolor y las lágrimas que enturbian nuestros ojos por tu muerte, está el inmenso consuelo de saber que descansas junto a nuestros padres y hermanos, a los que tú y yo hemos llevado siempre en lo más profundo de nuestro corazón. Echaré de menos tu sonrisa, tu alegría, tu tesón y tu generosidad… Dices que nos dejas, que te vas a navegar lejos de aquí, y en tu frente llevas la luz del amanecer mediterráneo, a la que ya no surcan dolores o preocupaciones.

Adiós, hermano mío, cuando llegues a ese otro puerto míranos a todos los que has dejado en este valle: comprobarás que nunca, nunca, podremos olvidarte. En tu nombre, y por último,  quiero agradecer a tod@s l@s lector@s el apoyo que mostraron siempre para hacer posible este hermoso proyecto: ¡Mil gracias de corazón! Los textos se quedan acá.

Julio Irles

 


 

Mi profundo agradecimiento a todas las personas que, a través de sus hermosos comentarios, han expresado sus sentidas condolencias por el fallecimiento de mi hermano Luis. Sus palabras ayudan a amortiguar el dolor que todos sus familiares estamos viviendo estos días.

Alicante, España, 29 de noviembre de 2017

 

Anuncios