You are currently browsing the category archive for the ‘Turismo’ category.

Nuestro buen amigo Shoelane, ha tenido la gentilez de enviarnos esta estupenda crónica de su reciente viaje a España por si estimábamos oportuno publicarla en este blog. No sólo es un honor para nosotros el hacerlo, sino que –además– le quedamos eternamente agradecidos por su elegante detalle. Por cierto, le felicitamos por su magistral dominio de nuestra lengua.

La Alhambra de noche.

Acabo de regresar a Montreal –mi ciudad natal, donde ejerzo como profesor de Literaturas Hispánicas–después de mi vigésimo viaje a España. Pues bien, me reafirmo en lo que le respondí en cierta ocasión a un amigo neoyorquino que me preguntó por ese amado país: “Mira James, le dije, de casi todas las cosas que uno diga de España es posible afirmar lo contrario.” Hay, sin embargo, una sola cosa indiscutible: su pueblo es el más diverso e individualista de Europa. Su formalismo es un disfraz; los españoles son seres humanos hasta el límite máximo.

En realidad, no se puede hablar de una sola España, sino más bien de una amalgama de ocho a diez pueblos intensamente diferentes que viven en ocho o diez regiones (ahora conformadas por 17 Autonomías) y climas también diferentes y que hablan diversas lenguas. Hay tantas Españas como hay españoles… y éstos son 45 millones. “Cada español -escribió el ensayista Ganivet- lleva un pasaporte que reza: “Este español tiene derecho a hacer lo que le da la gana”.

En ninguna otra nación de Europa (España es el cuarto país más extenso del continente, tras Rusia, Ucrania y Francia) es tan pequeña la distinción de clases; no se hace hincapié alguno en la categoría social y, a despecho de las diferencias de riqueza, todos los españoles –su renta per cápita ronda los 32.000 dólares, siendo el octavo del mundo– inspiran sus actos en el principio general de la igualdad humana. He visto a un primer ministro abrazar a su jardinero con el tradicional abrazo masculino, ambos hombres en pie, pecho contra pecho, un brazo de cada uno apoyado en el hombro del otro. He visto a un camarero que regresaba de unas vacaciones abrazar a un cliente del mismo modo. Es una igualdad del corazón que nace de la idea fundamental sobre la cual se basan todas las relaciones entre españoles y consiste en la dignidad de ser hombre. «¡Hombre!” es la exclamación favorita del español. Hasta algunas mujeres la emplean al dirigirse unas a otras.

Los grandes temas de la vida española están representados –fundamentalmente– por tres ciudades: Madrid, Barcelona y Sevilla (aunque yo sienta debilidad por Granada). Madrid, la capital plantada en el centro de España, fue construida por mandato real en el siglo XVI. La parte más placentera, en torno a la antigua Plaza Mayor con sus soportales de arcos, pertenece a aquella época. El Madrid moderno se divide en los sectores del siglo XIX y el siglo XX. Este último es espectacular, abundante en rascacielos y lujoso. En los barrios del siglo XIX están las umbrosas avenidas, los Museos, los cafés bajo los árboles donde las gentes se sientan a conversar desde la mañana hasta la noche cuando hace calor. (El madrileño tiene fama de comentarista picante, ingenioso y aficionado a los chismes escabrosos.)

Barcelona, es un puerto industrial, una de las ciudades recias y activas, como Génova, del Mediterráneo. Los autobuses que recorren sus soberbias avenidas están llenos de anuncios. Vender, vender, vender … la pasión mediterránea por el tráfico al menudeo. La riqueza básica de Barcelona es producto de su industria y los catalanes calculan que trabajan diez veces más que el resto de los españoles. Uno siente que en el fondo de la vida barcelonesa late la cultura. Barcelona es famosa por su dinamismo, y cuenta con una vigorosa clase media.

Dice un adagio que “a quien Dios quiere bien le da casa en Sevilla”. Es una ciudad de delicias y placeres. Las casas –en sus barrios tradicionales– son blancas y están construidas alrededor de patios resguardados contra el sol, donde el agua bulle en las fuentes, las carpas doradas se crían a centenares en las cristalinas cisternas del palacio moro, las naranjas maduran en los árboles callejeros y el aire es como un bálsamo perfumado de jazmines y rosas. Los sevillanos, mayoritariamente, hablan de toros, mujeres, fiestas y diversiones. La gente siente afición por el canto y la poesía y está siempre propicia a la diversión y la risa.

El español trabaja largas horas, echa prolongadas siestas cuando aprieta el calor y se pasa de claro en claro la mitad de la noche. Se almuerza de las dos y media de la tarde en adelante; la cena nunca
toca a su fin antes de las diez de la noche, y a veces mucho más tarde. Las ciudades españolas reviven súbitamente a las ocho de la tarde; pero los jóvenes suelen salir de casa “para ir de marcha” a partir de las 11 o 12 de la noche, cosa que sorprende a todos los que llegan de fuera… incluyéndome a mí, con la diferencia de que no sólo me sorprende, sino que me encanta.

Siempre que llego a España percibo grandes cambios. Hace unos quince años que llegué por primera vez, pero nunca deja de impresionarme a la velocidad que estos cambios se producen. Se podría afirmar que el grado de libertad en cuanto a costumbres y tipo de vida supera a cualquier país de Europa, incluyendo a Holanda, Francia o Inglaterra. Además, el extranjero es acogedoramente recibido como turista en excelentes hoteles, y el turista descubre que España es uno de los países más diversos, interesantes y relativamente baratos (me refiero para el resto de europeos occidentales) que aún quedan, aunque en este viaje he notado un notable aumento en los precios, incluso comparado con los Estados Unidos o Alemania.

Pero sigue siendo –a pesar de los cambios tremendos que se han producido en los últimos años– tierra de singular honradez. Los españoles pueden dejar las cosas para mañana pero merecen la confianza absoluta. Su paciencia es su gran virtud; su dignidad y respeto propio son inolvidables.

-¿Cuánto gana usted? –le pregunté a un maduro empleado de un parking barcelonés.
-Mil trecientos euros –contestó con suave ironía. Un salario que casi no alcanza para vivir bien, pero sí para morir con dignidad.

Este artículo fue publicado previamente en nuestro blog en el mes de abril de 2008. Lo hemos rescatado de nuestro archivo con la única finalidad de felicitar a nuestro amigo Shoelane, que el pasado 27 de Julio contrajo matrimonio con una bella e inteligente andaluza de nombre Ana. La pareja ha fijado su residencia definitiva en Granada. ¡Muchas felicidades y nuestros mejores deseos para vosotros!

Barcelona ejerce su vocación de gran metrópolis del Mediterráneo desde su fundación hace 2.000 años. Con una ubicación privilegiada en la Península Ibérica, entre el mar y la montaña, es la capital de Cataluña y la tradicional puerta de entrada al Estado español.

Su clima templado durante todo el año invita a vivirla intensamente en cada momento del día y de la noche. Paseando por sus calles, repletas de gente y de vida, se siente la hospitalidad y amabilidad de sus habitantes. Su casco antiguo, formado por el Barrio Gótico y los barrios de la Ribera y el Raval, es famoso por sus edificios históricos. Un paseo a través de sus calles antiguas es esencial para comprender los diferentes períodos de la historia de Barcelona, para contemplar sus monumentos, la muralla romana entre edificios góticos perfectamente conservados, restos del Barrio Judío y, sobre todo, para disfrutar del ambiente mediterráneo que la caracteriza.

No hay otro lugar mejor para conocer Barcelona que la Rambla, una avenida bulliciosa y colorista que comienza junto al mar, en el Mirador de Colom, y asciende hasta la Plaça de Catalunya, punto de encuentro y centro de comunicaciones urbanas. Considerada como el corazón de la ciudad, viva y plural, se hace imprescindible recorrerla detenidamente: músicos espontáneos, cantantes de ópera, mimos, pintores, estatuas humanas, quioscos de flores y puestos de pájaros, el mercado de la Boqueria, el Gran Teatre del Liceu –recuperado a finales de 1999–, un sinfín de comercios y acogedores cafés conforman un paseo único e inolvidable.

Continuando hacia la montaña, nos adentramos en el Eixample, que constituye un modelo de ordenación urbana único en Europa. Proyectado en 1860 por Ildefons Cerdà, alberga una de las mayores muestras de arquitectura modernista del continente. En el famoso Passeig de Gràcia, se encuentran las obras más representativas de este movimiento. Antoni Gaudí, Puig i Cadafalch y Domènech i Montaner plasmaron su creatividad en las viviendas de la burguesía catalana de entonces. Las casas Batlló, Amatller y Milà –más conocida como La Pedrera– son, entre otras, edificios que reúnen una multitud de colores y formas exuberantes, casi inauditos.

El Modernismo se palpa en toda la ciudad. Espectaculares construcciones como el templo de la Sagrada Familia, obra inacabada de Gaudí, el Palau de la Música Catalana o el Park Güell configuran, entre otros, un legado modernista que sólo aquí puede contemplarse. La Sagrada Família, la Casa Vicens, la Casa Batlló y la cripta de la Colònia Güell han sido declarados Patrimonio de la Humanidad, junto a la Pedrera, el Palau Güell, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, el Park Güell y el Palau de la Música Catalana.

Pero no sólo de pasado vive la ciudad. Barcelona, dinámica y activa, está en constante proceso de renovación. En la última década ha experimentado una impresionante transformación. Con motivo de los JJ.OO. de 1992, catalogados en su día como los mejores de la historia, se ha abierto al mar y se ha dotado de una infraestructura viaria con la última tecnología. El gran acontecimiento del 92 dejó una rica herencia arquitectónica (el Palau Sant Jordi de Isozaki, el Estadi Olímpic-Lluís Companys, la Anella Olímpica, en la montaña de Montjuïc) y urbanística, que continúa su transformación tras el gran reto del Fórum Universal de las Culturas en el 2004.

Destino Turístico Urbano

Barcelona se ha consolidado como uno de los principales destinos de turismo urbano de Europa. La capital catalana lo tiene todo para visitas de fines de semana y estancias de tres o más días. Desde hace unos años, alrededor del 50% del turismo que llega a la Ciudad Condal se debe a una motivación vacacional, cifra similar a la de los viajes de negocios, punto fuerte de Barcelona. Y es que la ciudad es el lugar ideal para unas cortas vacaciones.

La capital catalana se ha convertido en los últimos años en el puerto del Mediterráneo preferido por las grandes empresas navieras. Las nuevas terminales portuarias, dotadas de muy buenos servicios e integradas perfectamente a la ciudad, permiten al pasajero de los cruceros pasear por la ciudad mientras disfruta de su ambiente y del mejor shopping, convirtiéndola en una escala sumamente atractiva.

La cultura, uno de sus principales reclamos, hace posible el posicionamiento de Barcelona como destino turístico urbano. El impresionante legado del Modernismo constituye una riqueza arquitectónica de primera magnitud. Las bellas pinturas del Románico catalán, apreciadas en todo el mundo, son otro atractivo evidente, que la ciudad combina con su prestigiosa actividad musical y teatral.

Fuente: BarcelonaTurisme

Si uno se acerca a un mapa de Chile y baja la mirada hasta la zona comprendida entre Coihaique y Cochrane , se encontrará con un mancha celeste -inmensa- que inunda ámplias zonas de Chile y Argentina.  Con nombre de libertador y con una hegemonía territorial, el lago General Carrera se convierte en uno de los hitos más significativos de la Carretera Austral.

aysen-1

La distancia que tiene de las principales urbes del país -casi 2000 kilómetros de Santiago de Chile- han impulsado a que este lugar se haya transformado en uno de los rincones míticos de la Patagonia chilena. A pesar, de que la ruta cruza varios poblados ribereños del segundo lago más grande de Sudamérica (solamente superado por el espléndido Titicaca), el desconocimiento de sus atractivos naturales es casi total, aventurándose por la región más extranjeros que nacionales.

Las enormes extensiones que alcanza con sus 224 mil hectáreas de superficie total -considerando su binacionalidad y siendo 136 mil de ellas parte de la región de Aysén- la convierte en un pequeño mar. Con colores que lo diferéncian en tres franjas que van desde el turquesa hasta el azul oscuro, dependiendo de su latitud, el General Carrera está más vivo de lo imaginable.

“El Lago Es el Lago”

En Puerto Tranquilo, pequeño poblado ribereño en la medianía del trayecto a Cochrane, unos niños juegan. El viento corre veloz, armando fuertes olas en la superficie del lago. ¿Es siempre así de correntoso?, le preguntó. “El río es correntoso, el lago es el lago”, contesta seguro.

Ante esa respuesta, nada más queda que observar el lago desde las rústicas bancas que están en la orilla de la pequeña playa de Tranquilo. El paisaje consta de una serie de montes nevados que cercan la panorámica hacia el este, mientras una serie de pequeñas embarcaciones cargadas con pasajeros desafían el oleaje lacustre en busca de uno de los lugares más afamados del General Carrera: la Capilla de Mármol.catedral9

Desde el embarcadero, los boteros locales realizan un paseo de más de dos horas al Santuario de la Naturaleza ubicado en el sector de la puntilla de Mármol y de las islas Panichini.  Debido a la acción erosionante del agua, se abrieron sobre las rocas una serie de recovecos dónde el mármol pulido deja ver una impresionante belleza escénica. Junto con ello, el efecto que produce sobre las aguas, le da un surrealista color esmeralda que se conjuga con el bosque del tipo Siempreverde mixto.

Las posibilidades que otorga la Carretera Austral abren más perspectivas y actividades que se realizan en las cercanías del lago. Además la ubicación de este hito geográfico es muy cercana a Campos de Hielo Norte, a variados ríos -donde abunda la pesca- y de varios parques nacionales. Por ello, una serie de “emprendimientos turísticos”  -o lodges- han surgido en la región.

Cruzando el Carrera

Otra opción muy vivencial para conocer el lago es navegarlo. No es necesario ser magnate para ello, solamente basta llegar al poblado de Puerto Ingeniero Ibáñez,  distante a 90 kilómetros al sur de Coyhaique.

Este pueblo, fundado en 1908, es parte esencial del doblamiento de esta zona de la Patagonia. Desde aquí fue el centro principal de aprovisionamiento y comercio marítimo de la cuenca del Carrera durante los tiempos en que los caminos no existían.

En el embarcadero salen ferrys que surcan las aguas tres veces a la semana rumbo a Chile Chico, el pueblo más antiguo de toda la zona y que fue el pilar de la colonización a principios del siglo XX.

Durante dos horas y media de navegación, dependiendo de las caprichosas condiciones meteorológicas del tiempo, se cruza el lago con vista al lado argentino – donde está nominado como Lago Buenos Aires – y a las montañas colindantes, que arman una especie de cañadón en la ribera poniente donde el viento aumenta considerablemente su velocidad. La embarcación se mueve y mucho. Tanta agua es casi un mar.

general-carrera-a

Desde Chile Chico, de un microclíma preciado en la zona y con cerros despoblados de árboles, se puede bordear gran parte del General Carrera rumbo a Puerto Guadal. La ruta, de tierra, depara panorámicas sobrecogedoras. A pocos kilómetros se encuentra la denominada “Garganta del Diablo“, una zanja angostísima y larga que cae sobre un pequeño riachuelo.

Más adelante se inicia la zona nominada como “Paso de las Llaves”, uno de los lugares más significativos, ya que el camino se extiende por 30 kilómetros sobre precipicios  y roca cortada de tajo al borde del lago.

Cascadas, pequeños poblados y la permanente vista al lago y a las principales cumbres patagónicas -como el monte San Valentín- dan la bienvenida al acogedor villorrio de Guadal, lugar de hermosas playas, montes con fósiles y extensos bosques.

Si se quiere seguir la ruta del General Carrera, se toma la carretera hacia el norte rumbo a Puerto Tranquilo y Bahía Murta. En el camino hay otros lugares por visitar: casas desperdigadas de colonos, ríos que confluyen al lago, pequeñas playas sin un alma y enormes bosques con vista a la cuenca. Si existe alguna zona  dónde aún se puede sentir potencialmente la vivencia colonizadora de hace un siglo,  es aquí.

El General Carrera,  no es solamente el lago más grande del país, es un enorme caudal de majestuosas aventuras en pleno siglo XXI.

Jorge López Orozco  (periodistaviajero@chile.com)

La minúscula isla de Dano es una de las más de 6.500 que se elevan sobre la superficie del mar Báltico, a mitad de camino entre Suecia y Finlandia, formando el encantador Archipiélago de Aland, la Tierra de las Islas. Hay tantas de éstas que lo mismo podría afirmarse que son 6.500 ó 6.700, pues resulta imposible enumerarlas con exactitud. Sin embargo, cualquiera que sea su número real, las islas Aland constituyen un mágico reino escondido, un idílico refugio que pocas personas conocen.

aland1

En tiempos prehistóricos, el archipiélago fue colonizado desde las tierras del este (que ahora constituyen Finlandia) y más tarde, ya en el período histórico, desde el oeste (hoy Suecia), dos masas terrestres que se hallan, frente a frente, a unos cuarenta kilómetros del archipiélago. A partir del siglo VI, Aland fue habitada por los suecos, que impusieron su idioma hasta el punto de que, en la actualidad, más del 95 por ciento de los isleños lo siguen hablando. Al terminar la Primera Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones concedió Aland a Finlandia, a condición de que disfrutase de autogobierno. Ahora, los veintidós mil habitantes de la Tierra de las Islas disponen de parlamento provincial, bandera y policía propios, además de gozar de autonomía en materia de educación y estar exentos del servicio militar finlandés. No constituyen, sin embargo, una nación plenamente soberana, y aunque mantienen estrechas relaciones con sus dos «madres patrias» y se identifican con ellas en espíritu, les gusta demostrar que son independientes.

Los habitantes de la Tierra de las Islas dieron pruebas de esta mentalidad independiente al escribir un capítulo importante de la historia de los grandes veleros. Desde los tiempos más remotos, los habitantes de las Aland habían destacado como excelentes marinos, pero hasta comienzos de nuestro siglo poco habían hecho que los diferenciase de los demás navegantes del mundo. Sin embargo, en 1913, Gustaf Erikson, un capitán de cuarenta años de edad que apenas sabía sonreír, llegó a Mariehamn, capital de las Aland. Erikson estaba cansado de navegar y había pensado dedicarse a armador. En aquella época, el buque de vapor había demostrado ya su supremacía, y los armadores prudentes se desprendían de los veleros con toda la rapidez que podían. La última generación de grandes buques de aparejo redondo –dos veces mayores que los famosos clipers de la ruta del té– se vendían a precios de saldo, y Erikson tuvo el valor de comprarlos y de hacer un buen negocio con ellos. Durante casi cuarenta años consiguió prolongar en Aland la época de los veleros, cuando ya habían desaparecido de casi todos los mares del mundo.

veleroaland

En el curso de los años llegó a poseer cuarenta buques, muchos de los cuales eran graneleros de porte oceánico. Estos barcos llevaban madera escandinava a Australia, impulsados por los alisios a lo largo de la costa de África, y en aquellas lejanas tierras cargaban grano y se servían de los vien­tos reinantes para retornar a sus puertos de origen, dando la vuelta al mundo por las costas de Amé­rica del Sur y del cabo de Hornos. El último carguero de granos de Erikson, el Pamir, que desplazaba 2.799 toneladas, cruzó el cabo de Hornos el 10 de julio de 1949.

Un día después de nuestra llegada al archipiélago tuvimos la suerte de visitar algunas de las islas a bordo de un pesquero. Nuestro guía en aquella ocasión era un hombre extraordinario, incluso entre aquellos isleños de talento múltiple. Este hombre corpulento y amable –de nombre Karl-Erik Bergman– era pescador, agricultor y poeta, y nos relató innumerables historias y leyendas de sus fascinantes islas. Transcurrida una semana, volamos sobre Lemland (La Extremidad o La Rama), Lumperland (Tierra Insignificante) y Fógló (Cazadero de Pájaros) antes de descender cerca del muelle del transbordador de Degerby, para hacer una rápida visita a la Fiskföradling, planta conservadora de pescado que hace bloques rectangulares de arenque congelado, los cuales se envían a Finlandia para alimento de visones de granja. La Fiskföradling también suministra pescado fresco –salmón, sollo, arenque y bacalao– a las cocinas de algunos de los mejores restaurantes de Helsinki.

Continuamos luego nuestro turismo aéreo y aterrizamos en la isla de Kókar (El Hombre Gordo), en cuyas alturas los centinelas medievales encendían grandes fogatas cuando por el este se acercaban flotas enemigas, advirtiendo así a los hombres de Lemland y de la Isla Principal para que se prepara­sen para la defensa. Sobrevolamos Husó, donde se ha abierto un nuevo camping formado por ver­des cabañas repartidas en forma geométrica, y pasamos por Brandó (Isla de los Calveros Chamusca­dos), en cuyos espléndidos campos se cultivan unas legumbres que tienen fama en toda Finlandia. Trazamos luego un círculo sobre el castillo de Kastelholm y sobre las ruinas de Bomarsund, otra fortaleza, tras lo cual volamos sobre la Isla Principal para volver a casa.

mariehamn290

Al día siguiente se celebraba la víspera del solsticio; también era el cumpleaños de Karl-Erik, y So­nia, su esposa, nos había prepa­rado un banquete típico del país: arenque marinado, ahumado y a la crema; patatas hervidas con dimi­nutas cebollas nuevas procedentes de su huerto; queso, salchichas y pan negro recién sacado del horno. Para beber me dieron una bebida no alcohólica parecida a la cerveza, dulzona y hecha a base de malta, suero de manteca y té.

Era ya casi medianoche cuando terminamos el banquete, y el tenaz sol del solsticio se había puesto por fin. Con voz musical y serena, Karl-Erik nos leyó uno de sus poemas, el titulado Rankoskar, en el que hablaba de: «Islas desoladas, de casas deshabitadas y cobertizos vacíos». Era el lamento de un hombre por el cambio y la mudanza del destino humano. Además, como toda buena poesía, contenía también otro mensaje: las rocas, el mar y los árboles seguirían existiendo cuando desapareciésemos, y Aland continuaría siendo siempre un maravilloso lugar lleno de belleza y de paz.

Fuente: Veleros y Viajes

A una vasta e incomparable soledad renombrada en el mundo entero acuden personas de todos los lugares de la tierra, todos con ánimo de admiración: un jeque árabe  y su séquito que se conserva a respetuosa distancia; un grupo de estudiantes franceses con la mochila a la espalda; una octogenaria de San Francisco en su silla de ruedas; un famoso actor, que camina apartado de los demás en compañía de su hijo. 

colorado480

Viajeros de todos los Estados Unidos, de todos los países, peregrinan a este santuario que une en común emoción a gente de todas las razas y de todos los credos. Y es que el Gran Cañón del Colorado es una de las maravillas del mundo; ninguna la supera en magnitud, antigüedad ni esplendor. De cuantos espectáculos ofrece la Naturaleza, ninguno encierra igual virtud para apaciguar el corazón y elevar el alma.

Perdido en los apartados desiertos de la América del Norte; accesible únicamente tras largo rodeo en tren o en automóvil, atrae sin embargo a un crecido número de visitantes que acuden diariamente al lado sur. Oculta el Gran Cañón su imponente majestad hasta el último momento. El viajero recorre kilómetros de la imperceptible pendiente poblada de artemisas y más adeante de pinos. Al fin está cerca de la maravilla, pero aún no la divisa siquiera; unos pasos más, y queda al borde de la sima, sobrecogido ante su horror sublime.

Lo que contempla es la inmensidad; casi una nueva dimensión. En esta garganta de 1600 metros de profundidad y 16 kilómetros de longitud el abismo se hunde en precipicios más hondos aún que desaparecen en una noche de profundidad como la del océano. Surgen aquí en silencioso tumulto los colores: rojos de rescoldo; púrpuras sombríos, vestigios de un ayer abismal; pálidos amarillos de dunas y playas de mares hace siglos extinguidos. Allá en lo más hondo, sobre el rápido espejear del río, se alzan adustas rocas negras que los geólogos llaman arqueozoicas, las más antiguas que conoce la ciencia.

canion280De lo recóndito de la sima asciende en invisibles oleadas el silencio. Sólo de vez en cuando percibimos el estrépito del río, el segundo de los Estados Unidos por su extensión y el primero del mundo por el ímpetu de sus aguas. Nos llega a nosotros el rumor, semejante a lejano palmoteo, de los álamos que se mecen en el saliente rocoso que a modo de anaquel corre a lo largo del barranco. Todo ruido lo absorbe el abismo insaciable. “Aquí siente uno la necesidad de hablar en voz baja”, oigo que le murmura a su acompañante una señora.

No es un silencio de muerte; es más bien una presencia. Llega a nosotros como grandiosa música. Sólo que la música obra del hombre tiene culminación y término, en tanto que esta música del Gran Cañón del Colorado está hecha de culminaciones; es una armonía que resuena en la eternidad.

Porque la cuarta dimensión que aquí percibimos es, naturalmente, el tiempo en liberal medida. Cerca de siete millones de siglos tardaron el Río Colorado y sus tributarios en abrir el Gran Cañón. Y sin embargo, el río es un recién llegado; no había empezado a correr siquiera en las remotas épocas en que el mar, al cubrir los desiertos de Arizona, y retirarse, y tornar a cubrirlos para alejarse nuevamente, fue dejando sucesivas sedimentaciones. Y antes que las aguas del mar, estuvieron aquí las rocas arqueozoicas, asiento de enhiestas montañas cuando la Tierra era joven. Sucedió esto dos mil millones de años atrás, según cálculos de los geólogos. Así, en un sólo vistazo, el Gran Cañón del Colorado revela más de la historia de la tierra que ningún otro paraje.

Leer el resto de esta entrada »

Reconocida como la montaña más bella y, por mucho tiempo, considerada como la más difícil de escalar del mundo, principalmente porque no importa por dónde se la encare habrá que ascender por una  pared granítica en vertical de al menos 1200 metros. Las difíciles condiciones y variabilidad climática de la zona hace que sea imposible planificar un ascenso de muchos días. Cerro Torre, la montaña más alta de una cadena de cuatro picos: Cerro Torre, Torre Egger, Punta Herron, y Cerro Standhart, ubicada en la Patagonia -al oriente de los Campos de Hielo Sur y a unos kilometros del Fitz Roy- en disputa entre Chile y la Argentina.

Ayer me impresionó profundamente el artículo publicado -en en su blog de “El Mercurio”- por nuestro gran andinista Mauricio Purto, el cual me permito divulgar por su gran interés y mi amor profundo a nuestra Patagonia.

La travesía del Cerro Torre

“Hay aventuras que están al filo de lo imposible. En esto confabulan la calidad del terreno y el tiempo que se deben sostener la dificultad y el esfuerzo. Por ejemplo, la Gran Herradura, la travesía desde el Hombro Oeste del Everest, pasando por su cumbre, luego la del Lhotse y la del Nuptse, para descenderlo hasta el Valle del Silencio o por la vertiente opuesta.

Reinhold Messner, el primer hombre en escalar todas las montañas de más de ocho mil metros, la tuvo entre sus sueños de despierto, y dijo que era un problema para el siglo XXI. Entonces, yo pensé en dos polacos, Jerzy Kuckuzca y Krzysztof Wielicki, quienes no fueron, y en un par de eslovenos. Han pasado treinta años y parece que Messner tendrá la razón. Tarea pendiente.

Pero muy cerca, en la Patagonia, otra escalada titánica pone fin al sueño de varios inspirados que no cejaron en el imposible de realizar la travesía del cerro Torre, que de norte a sur recorre la línea de cumbres de la aguja Standhardt, la punta Herron, la torre Egger y el cerro Torre, con una escalada total de 2.200 metros.

Los primeros en echar este sueño a la realidad fueron los italianos Andrea Sarchi, Maurizio Giarolli, Elio Orlandi y Ermanno Salvaterra, con serios intentos durante los años ’80 y principios de los ’90.

En 1991, Salvaterra mostró el camino. Con Adriano Cavallaro y Ferruccio Vidi escalaron la Punta Herron, un primer ascenso, que abrió la ruta por el norte: el bello Spigolo dei Bimbi, traducido “Espolón de los niñitos”. Y a principios de 2005, Thomas Huber y su compañero suizo Andi Schnarf dieron más luces: pudieron con la travesía de la Torre Standhardt a la Torre Egger, escalando la Standhardt vía Festerville, continuando a la Egger y descendiendo por la vía Titanic a través del filo Este de la Egger.

El Arca de los Vientos era el pedazo del puzzle que faltaba para mostrar el recorrido completo de una eventual travesía por estas escarpadas cumbres: una ruta nueva que sostuvieron Salvaterra, Alessandro Beltrami y Rolando Garibotti, en la pared norte del cerro Torre… Por fin una línea completa desde el Col de la Conquista hasta la cumbre del cerro Torre.

Salvaterra volvió dos veces en 2006 y a finales de 2007, primero con Beltrami y Garibotti, y luego con Alessandro Beltrami, Mirko Masse y Fabio Salvodei, cuando escalaron la Torre Standhardt por la vía de Salvaterra. Luego escalaron la Torre Herron y la Egger. Iban muy bien, y continuaron, descendiendo al sur hasta el Corredor de la Conquista, para escalar el cerro Torre y poner fin al formidable envión… Pero sólo escalaron un largo del cerro Torre antes de su retirada.

Poco después, inclaudicable, Ermanno Salvaterra se asoció con Colin Haley. Corre el verano de este año y es 21 de enero. Las condiciones meteorológicas no son propicias. Pero igual parten. Los fuertes hermanos Huber desisten… Quedan dos hombres para el desafío… Un desafío que resulta duro por los tramos de escalada mixta que los consumen en el cansancio. Pero lo logran… Coronan el Torre sin comida y bajan por la ruta Ferrari, con un hito en la historia de la escalada patagónica “in tasca”, “en el bolsillo” del gran Ermanno Salvaterra.”

Mauricio Purto

Cerro Torre y el Fitz Roy

Les recomiendo vean en You Tube:  Cerro Torre -El Arca de los Vientos- 1 y 2

Luis Irles

Jimmy Angel no tenía el menor interés en que su nombre figurase en los mapas cuando sobrevoló en su pequeño avión “Flamingo” sobre aquel misterioso y maravilloso desfiladero venezolano en 1935. Él no era más que un aviador experimentado –combatiente en la Primera Guerra Mundial– que trataba de descubrir un río lleno de oro en ese caos fantástico de piedra y selva que es la región montañosa de la Guayana venezolana.

Años atrás, en Panamá, un viejo y sigiloso buscador de oro, llamado Williamson, había contratado los servicios de Angel para que lo llevara en avión a Venezuela, al interior del estado de Bolívar sobre el Río Orinoco. Williamson le indicó una ruta en zig-zag sobre los llanos del Orinoco, en una vasta cuenca rica en pastos, salpicada de colinas ferruginosas que hacían dislocar la brújula. Un poco más al sur, penetraron en una larga y alocada mesetas que se alzaban a millares de metros de la selva de esmeralda, cortadas por numerosas caídas de agua: terminaron aterrizando en un claro herboso, donde el viejo saltó a tierra y se dirigió a un río cercano. Volvió una hora después… con unos nueve kilos de pepitas de oro.

Regresaron sin novedad a casa, gracias a la pericia de Angel, quien, recibió 5000 dólares en recompensa por ese viaje a la tierra de la fantasía. Poco tiempo después murió Williamson.

Angel regresó a Venezuela. Salió primeramente de Ciudad Bolívar en vuelo de exploración de meseta en meseta; pero como eso le consumiera mucho tiempo y gasolina, edificó un campamento y limpió una franja de terreno que le sirviera de campo de aterrizaje cerca de Auyantepuy (la Montaña del Diablo) a cosa de 240 kilómetros de su objetivo.

Auyantepuy es una mesa gigantesca. Su cima plana abarca unos 650 kilómetros cuadrados y remata en un pico de 3000 metros de altura. Milenios de erosión han cortado una garganta sinuosa, en forma de V, en su cara setentrional y por ahí se precipita un arroyo que despertó la curiosidad del aviador. Jimmy había encontrado algunas pepitas de oro y diamantes, pero nada semejante al tesoro que Williamson había recogido en una hora. Pensó que tal vez no volvería a encontrar el río de oro, pero que debía haber otros iguales, y que esta garganta tenía una apariencia tentadora. Enfiló, por tanto, la proa de su «Flamingo» por entre aquellas murallas de color azul pardusco y penetró inesperadamente sobre una especie de campo de inmortalidad.

De lo alto de la pared que estaba a su derecha fluía un arroyo y se precipitaba hacia el fondo de la selva. Otro más se precipitaba por una grieta más alta y distante. Y luego otra caída de agua; y luego cuatro lado a lado; y otras tantas más allá, a la derecha y a la izquierda. El aviador perdió la cuenta, porque esta galería de cascadas espectaculares se prolongaba a través de unos cuantos kilómetros.

A poco, al dar la vuelta a un picacho, Angel se vio de pronto frente a un espectáculo increíble: más arriba de él, un río vertical se desplomaba de las nubes, y su estruendo ahogaba el ruido del motor del avión. Se estiró para ver la columna blanca que se precipitaba en una masa de espuma, rodando estruendosamente hacia el valle. Descendió, desafiando el peligro, hasta cerca del suelo de la selva e hizo un cálculo aproximado del ancho de la caída. Era quizás de 160 metros. Ascendió nuevo tratando de calcular la altura con su altímetro. La calculó entre los 800 y los 1500 metros. Aun el primer cálculo dé 800 metros daba ya una indicación clara de que ese salto vertical era la más grande de todas las cataratas conocidas.

Angel hizo para sí la conjetura de que en el mundo no había nada semejante a esto. Tenía razón. En 1949, cuando la expedición enviada por la Sociedad Geográfica Nacional de los Estados Unidos midió al fin esa imponente maravilla que se llama el Salto Angel y descubrió que la gran catarata tenía 980 metros de altura, o sea, 20 veces más que el Niágara. El primer salto directo es de 808 metros; luego la columna salva un borde y se precipita desde otra altura de 172 metros.

Muchas personas habían recorrido y explorado durante siglos los contornos de esa región, de geografía tan loca que uno de sus ríos fluye en dos direcciones, como lo comprobó el barón de Humboldt en 1800, remontando el Orinoco, que desemboca en el Mar Caribe, hasta un punto cerca de las cabeceras en que el río se bifurca y uno de sus brazos, el Casiquiare, corre hacia el sur y desemboca en el Amazonas, mientras el otro fluye hacia el norte y luego al este. Robert Schomburg ascendió años después al Monte Roraima, más hacia el este, y encontró una meseta selvática donde había una vegetación diferente de todo lo que la ciencia conocía, y también más antigua. Cuando Conan Doyle relató esos descubrimientos en su novela The Lost World (El mundo perdido) las exageraciones que introdujo con respecto a la realidad de esa región fueron bastante insignificantes.

En Caracas, Gustavo Heny, alpinista veterano, y Félix Cardona, explorador español, fueron los primeros en interesarse de veras en la historia que contó Angel acerca de sus descubrimientos. En 1937 emprendieron sendas expediciones a la garganta y se dieron cuenta de que aquel salto no era como los otros: era la desembocadura de un río subterráneo que se precipitaba estruendosamente por un enorme túnel, 60 metros más abajo del nivel de la meseta. ¿Cómo podía aquella meseta perdida, que medía sólo 24 por 36 kilómetros, producir aquel inmenso caudal diario de la gran catarata y sus satélites que, según vieran, casi sumaban cien en total?

Desde el punto más cercano y accesible a pie, Heny y Cardona, que se habían encontrado en el campamento de Angel iniciaron el ascenso por la falda del risco. Asistidos por Angel, que les lanzaba alimentos desde el avión, alcanzaron una altura de 1200 metros; pero todo ulterior avance en sentido horizontal desde allí resultaba imposible. Siglos de erosión habían barrido la suave roca superficial, dejando incontables grietas, algunas de ellas de centenares de metros de profundidad, entre lomos dentados de piedra arenisca cámbrica. Aquí se encuentra la explicación de los ríos que saltan del flanco de la montaña.

Leer el resto de esta entrada »

Lisboa es probablemente la ciudad más romántica del mundo. Sobre todo cuando cae la noche. Y la noche lusa empieza tarde junto al Tajo: la palabra mágica es fado, aunque la oferta es mucho más amplia.

He visitado casi todas las grandes capitales de Europa, y nunca he sentido en ellas un ambiente tan nostálgico, literario y especial como el de Lisboa. Para la mayor parte de los que la visitan, la vida nocturna en esta ciudad significa fado. Desgraciadamente también lo saben los dueños de los locales supuestamente típicos, –algo similar de lo que ocurre en España con los tablaos flamencos– que, a precios exorbitantes, ofrecen una mezcla de supuesto fado y extraño folclore para foráneos. El fado de verdad, el auténtico, nunca empieza antes de la medianoche y está escondido o reservado, cual auténtico tesoro, para los propios lisboetas y para unos pocos escogidos. A esta hora –afortunadamente– la mayoría de los turistas, agotados ya de subir y bajar las empinadas ruas lisboetas, hace rato que ya están de vuelta en sus hoteles.

Silêncio, que se vai cantar o fado!

Durante el fado no se habla, ni se manejan los cubiertos, ni se hace el menor ruido. El fado no sirve como música folclórica de fondo para ‘turbas’ turísticas; exige oyentes silenciosos, con una actitud casi religiosa, en fervoroso silencio… Para los primeros –me refiero a los típicos turistas marchosos o menos espirituales— la ciudad les ofrece otras alternativas, tal vez menos poéticas y puras, pero algo más bulliciosas y rítmicas: locales de jazz, bares de música en vivo con ritmos africanos, discotecas y night-clubs elegantes.

El barrio de diversión tradicional, el Bairro Alto, que en los últimos años ha recibido la competencia de otros barrios y que varias veces ya ha sido dado prematuramente por muerto, sigue vivo a pesar de todo; para muchos lisboetas sigue siendo el lugar de la diversión nocturna. En ese barrio residencial donde los bares cierran -con excepciones- a las dos o tres de la madrugada, empieza tradicionalmente una noche larga. Sólo cuando aquí se ha acabado se sigue ruta hacia la avenida 24 de Julho, a las docas novas (doca de Santo Amaro y doca de Alcántara) o hacia la orilla del Tajo junto a la estación de Santa Apolónia.

En auge también está actualmente el barrio de Santos entre el Bairro Alto y Alcántara, donde casi cada semana abre sus puertas un bar o una discoteca nuevos. De aquí no queda lejos el dique de Santo Amaro, justo al lado de un pequeño puerto deportivo. La antigua hilera de tinglados se ha renovado y es ahora una sucesión de restaurantes y bares (caros) al aire libre. Al mediodía almuerzan aquí, sobre todo, hombres de negocios portugueses. Entrada la noche hay en los bares música ruidosa. Junto a casi cada discoteca hay también las llamadas roulottes que atraen a discotequeros hambrientos hasta bien entrada la noche. Suelen tener hot-dogs y hamburguesas.

Son muchos los que termina su recorrido nocturno sobre las cinco en el Cacau da Ribeira, cerca del Cais do Sodré. Esto no es un restaurante; el cacau forma parte de un mercado de pescado de madrugada en el que, por supuesto, no sólo se sirve cacao. Para eso –para saborear un buen chocolate a la portuguesa o un exquisito café– está la tradicional y literaria A Brasileira, lugar entrañable que solía frecuentar el mismísimo Pessoa.

Cangaçeiro

 

Cristina Branco — Tive um coraçao perdi-o

tatio.jpg

 

Los Géiseres del Tatio, con más de 100 manantiales en erupción, es el campo de géiseres más grande del hemisferio sur y el tercero del mundo, después de Yellowstone en Estados Unidos y Dolina Giezerov en Rusia. El Tatio contiene aproximadamente el ocho por ciento de los géiseres en el mundo. Los Géiseres del Tatio están localizados en la Cordillera de los Andes al norte de Chile, a una altitud de 4,200 metros sobre el nivel del mar, a 150 kilómetros al estesudeste de Calama.

Del 19 al 21 de marzo del 2002, los autores visitaron el campo geotérmico para inventariar el área de géiseres y su actividad. Con más de 100 manantiales inventariados, 80 resultaron ser géiseres verdaderos y 30 más aparentemente resultaron ser manantiales en erupción perpetua. Un estudio extensivo y más detallado en El Tatio probablemente encontraría más géiseres verdaderos. Aunque los informes dijeron que la actividad de los géiseres ocurrió solamente por la mañana, no había disminución en actividad en cualquier momento dentro de cualquier parte del campo. De los manantiales inventarios, la altura media es 69 centímetros y de los géiseres verdaderos, la altura media es 76 centímetros.

Dentro del campo existen tres zonas separadas de géiseres, cada uno con características diferentes:

1) La Cuenca Superior (o Terraza Principal) se encuentra cerca de la pendiente de un valle y es caracterizado por poca descarga de agua, pero con terrazas de sinter bien desarrolladas. Se encuentran grandes conos activos e inactivos dentro de la Cuenca Superior. La Cuenca Superior es la más grande (abarcando 5 km²) y contiene la mayor cantidad de géiseres en erupción. Una característica de esta zona fue el géiser más alto observado en el campo, más de 5 metros de altura. La Cuenca Superior también contiene los géiseres que aparentemente mantienen intervalos predecibles.

2) La Cuenca Media es un plano de sílice que se encuentra inmediatamente al sur de la Cuenca Superior. Contiene serie de pozas de 3 metros de profundidad con erupciones como una fuente. Los intervalos son cortos—casi continuos—y las erupciones son erráticas en duración y altura.

3) La Cuenca Baja (o Grupo del Río) se encuentra a las orillas del Río Salado, aproximadamente 2 kilómetros río abajo de la Cuenca Media. Al menos diez manantiales hacen erupción en y cerca del río con alturas de 1 a 3 metros. Algunas de las características de la Cuenca Baja es que hacen erupción desde dentro de los canales del río mismo, incluyendo varios géiseres subterráneos cuyas erupciones expulsan sedimentos a las orillas del río. Muy poca acumulación de sílice ha ocurrido en el Grupo del Río.

J.A. Glennon and R.M. Pfaff

UN BLOG SUMAMENTE ECLÉCTICO

BIENVENIDOS AL FARO…

farolado155.jpg

Espero -con gran ilusión- recibir vuestras colaboraciones, comentarios, fotos, vivencias y correos, que puedan ayudarme a ir desarrollando este Blog. El Faro del Fin del Mundo pretende seguir una línea entretenida y diversa -aunque debo confesar mi debilidad por los temas náuticos- pero, al mismo tiempo, publicando narraciones, poemas y textos de calidad y, por qué no, también con historias divertidas. El humor, no lo olvidemos, es importante en nuestras vidas. Gracias de nuevo.

Luis Irles

ENTRADAS ANTERIORES

Categorías

VISITAS A ESTE FARO DESDE EL 16 DE JUNIO DE 2007

  • 2,630,088 AMIGOS

UN BONITO REGALO DE TONY T., DE “CAFÉ & BLOGS”

betathumbalizrcom1

Nuestro entrañable amigo Tony T., miembro del grupo Café & Blogs, nos ha sorprendido muy gratamente al crear EL FARO MAGAZINE, una bitácora en la que ha comenzado a publicar una selección de artículos aparecidos en este Faro desde su inicio. Desde aquí le damos las gracias por el hermoso detalle que ha tenido con nosotros.

EN NUESTRAS PÁGINAS

FOTOS: "La triste y solitaria vida de los marinos..."

AMICI MIEI: La Barcelona de mi niñez, por Tony Tarazona.

MÚSICA: NOVEDADES: El mejor 'duet' de toda la historia: "Summertime", por Ella Fitzgerald y Louis Armstrong. "Nine Below Zero", "Peces de Ciudad", "Cesária Évora" y mucho más...

POESÍA: "Soliloquio del Farero", de Luis Cernuda.

Member of The Internet Defense League

PREMIOS A ESTE BLOG

-

Premio otorgado por Jon Kepa y su blog "Enseñanzas Náuticas"

Gracias por el premio, navegante de mares de papel.

PREMIO DARDO

Otorgado a este Faro por el blog El mar, qué gran tema para hablar, capitaneado por nuestro colega y buen amigo José, al que quedamos sumamente agradecidos.

PREMIO CALIDEZ

Gracias a Patricia Gómez, Binah, excepcional ser humano y poeta, por concedernos este hermoso premio.

PREMIO AL ESFUERZO PERSONAL

Nuestro generoso e incansable amigo Funkoffizier, de El mar qué gran tema para hablar, vuelve a premiar a este Faro, lo cual nos llena de orgullo y agradecimiento.

PREMIO CAMPANHA DE AMIZADE

Agradecemos profundamente a Jon Kepa, creador del blog Enseñanzas Náuticas el habernos concedido el premio Campanha de Amizade. Muito obrigado, amigo.

luz_premio

Gracias a nuestra amiga Narkia por este bonito premio.

PREMIO OTORGADO POR CAPITANA

dibujo

Nuestra muy querida amiga Capitana nos ha honrado con este bonito premio. Le agradecemos muy mucho el detalle que ha tenido con nosotros.

PREMIO OTORGADO POR TIACHEA Y, NUEVAMENTE, POR JON KEPA

blog_de_oro11

Tiachea, desde su Bitácora de Melusina nos ha honrado con este hermoso premio. Le agradecemos muy sinceramente su hermoso gesto. Así mismo, mil gracias a mi colega y amigo Jon Kepa, que ha tenido la gentileza de volver a compartirlo con nosotros.

PREMIO A LA HONESTIDAD

Premio a la Honestidad_thumb[1]

El Grand Chef de Oídococina!, ha tenido la gentileza de obsequiarnos con un exquisito plato recién salido de sus creativos fogones. Le quedamos enormemente agradecidos por este hermoso detalle.

UN REGALO DE 'TINTERO Y PINCEL'

premio

Nuestra admirada amiga María, cuyo talento artístico puede comprobarse en su blog Tintero y Pincel, nos ha honrado con este simpático "Cracking Crispmouse Bloggywog Award". Un detalle que le agradecemos de todo corazón.

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

SANTIAGO DE CHILE

stgo-antiguo.jpg 1948

stgomoderno.jpg 2007

TIERRA SENTIDA

murcia.jpg

OBRAS DEL ARTISTA SEBASTIÁN MÁRQUEZ

valpo1.jpg

valpo2.jpg

valpo3.jpg

valpo4.jpg

valpo5.jpg

valpo6.jpg

BARCELONA

barna3.jpg

goticook.jpg

barna1ok.jpg

COMMONS LICENSE/IBSN/COPYSCAPE


Creative Commons License


Esta
obra es publicada bajo una
licencia Creative Commons

Internet Blog Serial Number 32-12-50-1954

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

AVISO A NUESTROS LECTORES

La publicidad que pudiera aparecer ocasionalmente en este blog (Ads by Google y otros) ha sido contratada unilateralmente por Wordpress.com y no tiene nada que ver con el autor.