You are currently browsing the tag archive for the ‘Francia’ tag.

Si alguna vez ha pensado usted cómo será la vida cotidiana de los seres humanos durante el próximo siglo –una vida, por cierto, totalmente diferente a la actual gracias al tremendo avance de la tecnología– no crea que es el único que ha reflexionado sobre ello. Hace más de 100 años, varios artistas franceses trataron de hacer lo mismo.

electric-scrubbing1

En aquella época, uno de los más influyentes escritores de ciencia ficción de todos los tiempos ya ocupaba su mente imaginando todas las posibilidades que ofrecía una sociedad en la que ya empezaban a vislumbrarse los asombrosos logros de la ciencia. Ese escritor se llamaba Jules Verne, cuya obra –llamada “Viajes Extraordinarios”– está compuesta por 55 novelas, entre ellas dos de las más conocidas: “20.000 leguas de viaje submarino” y “La vuelta al mundo en 80 Días”. Incluso llegó a escribir un relato en el que imaginaba cómo sería la vida en un futuro milenio, titulado “En el año 2889”.

Las historias de Verne eran muy populares entre los franceses, y su imaginación se destapaba con las infinitas posibilidades del futuro .

A partir de 1899, un artista llamado Jean-Marc Côté –junto a otros menos conocidos– fueron contratados por varios fabricante de juguetes y cigarrillos para crear una serie de tarjetas postales con dibujos futuristas. Las imágenes pretendían describir cómo sería la vida en Francia durante el próximo siglo; sin duda, todos ellos estaban muy influidos por los escritos de Verne. Lamentablemente, estas postales nunca llegaron a ser distribuidas. No obstante, la única serie conocida de estas tarjetas fue descubierta por Isaac Asimov que, en 1986, escribió un libro titulado “Futuredays” en el que incluyó las ilustraciones.

Lo más sorprendente de esta colección es lo mucho que –en la mayoría de los casos– se aproximaron estos artistas franceses en sus predicciones sobre lo que sería el siglo XX.

Para empezar, tomaron muy en cuenta los avances tecnológicos que se hicieron en el campo del electromagnetismo y la comunicación inalámbrica que condujo a la invención del teléfono y la radio durante las últimas décadas del siglo 19. Para los artistas, estas tecnologías debíerían desempeñar un papel muy importante en el futuro, así que imaginaron una máquina que podía transcribir el lenguaje hablado a la escritura, algo que hacen posible hoy día los numerosos servicios de transcripción de audio automatizados como “Dragon Dictate” o el reconocimiento de voz con “Google Search”:

dictant.2

Otra postal muestra imaginarias videollamadas –realizadas mediante un proyector– parecidas a las que actualmente nos permite la tecnología desarrollada de Apple FaceTime, Google Hangout, o cualquier otro software estándar para conferencias de vídeo:

correspondence.3

Se esperaban también otros tipos de avances en la proyección, que permitirían que las imágenes de instrumentos como los microscopios y telescopios fueran mucho más visibles. Si bien se han desarrollado tecnologías de proyección como estos, hoy en día son los instrumentos digitales y monitores los caballos de batalla para la microscopía:

microbes6

A la luz de la revolución industrial, que se inició en Francia en la primera mitad del siglo 19, la automatización estaba plagada de posibilidades. Entre la colección, aparecen muchas ilustraciones de ‘autómatas personales’ o robots, como los llamamos ahora. Es evidente que los artistas intuían que serían muy importante en el futuro, sobre todo para realizar muchas de las tareas mecánicas utilizadas en la vida cotidiana, como por ejemplo los barberos-robot:

robot-barber7

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El Reino de la Araucanía y la Patagonia (también denominado Nueva Francia en algunas ocasiones) fue un intento de formar un reino en las tierras mapuches del sur de Chile y de la Argentina por el francés Orélie Antoine de Tounens y que obtuvo el apoyo de un grupo reducido de indígenas.

Este reino reclamaba las tierras de la Araucanía ubicadas al sur del río Biobío hasta el golfo Reloncaví, de acuerdo con las fronteras trazadas por el Parlamento de Quilín de 1641 entre la nación mapuche y España, abarcando parte de la actual región chilena del Biobío, toda la de La Araucanía y parte de la de Los Ríos, además de la parte oriental de la Patagonia, hoy parte de Argentina. Su capital fue ubicada en Perquenco. Nunca fue reconocido por estado alguno

Orélie Antoine de Tounens llega en 1858 al puerto de Coquimbo y después de pasar algún tiempo en Valparaíso y Santiago, se dirige a la zona de la Araucanía desde el puerto de Valdivia. Allí contacta con el lonco Quilapán, al que entusiasma con su idea de fundar un estado para el pueblo mapuche como forma de resistencia al ejército chileno, durante la época final de la Guerra de Arauco. Quilapán permite el ingreso de Tounens a sus tierras, cuyo paso estaba prohibido para los huincas (chilenos) y el 17 de noviembre de 1860 funda el Reino de la Araucanía y se proclama rey bajo el título de Orélie Antoine I. En los días siguientes, Tounens promulga la constitución del reino y el 20 de noviembre del mismo año, declara la anexión de la Patagonia, estableciendo como límites el río Biobío por el norte, el Océano Pacífico por el oeste, el Océano Atlántico por el este desde el río Negro hasta el estrecho de Magallanes, límite austral del Reino.

Tounens viaja a Valparaíso para dar a conocer su país al gobierno de Chile bajo la presidencia de Manuel Montt, el cual no reconoce a este nuevo estado. Después de regresar a la Araucanía, el gobierno chileno, ahora bajo el mando del nuevo presidente José Joaquín Pérez, ordena el arresto de Tounens por perturbación del orden público. Un criado lo entrega a orillas del río Malleco, en enero de 1862, siendo trasladado a Nacimiento y luego a Los Ángeles donde es recluido en un manicomio. El cónsul francés logra sacarlo de allí y lo repatria a Francia.

En Europa, Orélie Antoine I promociona su aventura y es apoyado por algunos empresarios para financiar un segundo viaje, realizado a finales de 1869. Sin embargo, durante estos años, el gobierno chileno había realizado maniobras de coerción en el territorio para incorporarlo a la República por lo que Tounens no fue recibido con el apoyo anterior, debiendo huir a Buenos Aires. Tras intentar dos nuevos ingresos en 1874 y 1876, muere el 17 de septiembre de 1878. Al morir sin herederos, uno de sus amigos, Gustave-Aquille Laviard se proclamó como sucesor y solicitó ayuda al presidente de los Estados Unidos, Grover Cleveland, para la liberación de su reino, que fue rechazada.

Desde entonces, se estableció un gobierno en el exilio en París no reconocido por ningún otro estado y que en la actualidad vende sellos postales, monedas y títulos de nobleza bajo la denominación del Reino de la Araucanía y la Patagonia. Su actual líder, Philippe Paul Alexandre Henry Boiry (bajo el título de “Príncipe Felipe”) ha tenido contactos con algunos líderes mapuches.

Jean D’Ovigny

libro.jpgDurante las dos últimas semanas, la crítica europea viene aplaudiendo con entusiasmo Amanecer en Bucarest, la última novela del prestigioso autor francés Jules Trick. “Una de las obras más hermosas e interesantes publicadas en los últimos años”, escribe por ejemplo Fernando Bandera en la prestigiosa revista cultural madrileña Hablar por no callar. “Una gran novela, como cabía esperar de este excepcional escritor”, enfatiza desde París Jean Louis Gardenis, en Les Cahiers du Temps. Por su parte, el exigente Norman Day asegura en ABC Literary Magazine que “Amanecer en Bucarest supera en brillantez estilística y en el descubrimiento de nuevos y sorprendentes recursos narrativos a varias de las anteriores obras de Trick, como por ejemplo Los seductores, Cuatro Semanas y Media, e incluso Miradas, el título que lo lanzó a la fama”.

Yo, modestamente, discrepo en gran medida con estas rotundas aseveraciones. Terminé precisamente anoche su lectura, y estas son mis personales conclusiones: Amanecer en Bucarest intenta ser una novela y no lo logra: esta, quizás, es su mayor virtud. Como es habitual en él, Jules Trick nos propone el capcioso nivel ficcional de la biografía y, una vez más, fracasa. No obstante, me pregunto a continuación:  ¿No es esta –como aseguran muchos estudiosos de su obra narrativa– su más brillante cualidad como escritor..? Podría ser, aunque para mí, el género literario “novela” yace aquí acribillado, extenuado, estéril como el mismo planeta que habitamos. Estos textos ruedan secos y muertos como esa inútil esfera azul. ¿Dar registro a estos nuevos círculos infernales? ¿Retratar la onda banal de esos hedonismos agónicos? ¿Jugar hasta la fatiga con las agotadas máscaras heterónimas? Jules Trick, impregnado de la doble insignificancia de su significante, sabe que nada de todo esto vale la pena. Pero escribe. Araña y rasga, una y otra vez, las oleosas paredes de su prisión nada imaginaria. Lo mueve una certeza: detrás de aquel espesor y del incesante resbalar nos espera la paquidérmica existencia de algún Otro. Y al escribir, Trick se inscribe y nos inscribe en ese pendular movimiento patético propio del ser humano: querer y no poder. Y lo que es más escandaloso aún: poder y no querer. Claro que, según cómo se interprete su lectura, Amanecer en Bucarest podría ser un extraordinario relevamiento escrito de este desmoronante y banal principio de siglo.

Lucas J. Railowsky, “El Discrepante”

A escasos veinte kilómetros de París, entre extensos jardines de ensueño, se alza el más noble de los palacios de Occidente: enriquecido por el arte y el fausto de tres siglos; admirado anualmente por cerca de tres millones de visitantes llegados de todas partes del globo, Versalles es el monumento que proclama la gloria de Francia.

versalles-1ok.jpg

Crearon a Versalles los reyes de la casa de Borbón para mostrar ante Europa, expresado en términos de belleza, el sumo predominio de Francia. Pocos lugares menos adecuados habrían podido elegirse para un palacio de recreo: terreno cenagoso, arenisco, falto de agua viva. Verdad es que el primer castillo allí edificado por el misógino Luis XIII lo destinaba este monarca a albergue donde aislarse de París y de la Corte. Sólo después de fallecido Luis XIII, en 1643, y durante el reinado de su hijo y sucesor Luis XIV, fue cuando la Corte se trasladó a Versalles.

El joven Luis XIV, apuesto, majestuoso, cortés hasta para con los más humildes, se tomó muy en serio lo que él llamaba «el oficio de rey». A más de creer, como la generalidad de los franceses del siglo XVII, en el derecho divino de los reyes, creía asimismo que a tal derecho iba unida la obligación de edificar con magnificencia y vivir con esplendidez. En los siete decenios de su reinado, y aun en años subsiguientes, rara vez estuvieron ociosos el martillo y la piqueta. Alcanzó a 35.000 el número de obreros empleados a un tiempo en las obras de Versalles, y a millones de francos oro el costo de esas obras. Lo que había sido un marjal quedó trasformado en paraje maravilloso, digno de un cuento de hadas: kilómetros de bosquecillos, senderos, cientos de estatuas, fuentes, y un palacio que en ocasiones daba cabida a 10.000 residentes.

Actuaba en Versalles el «Rey Sol» en calidad de protagonista de un espectáculo grandioso, siempre a la vista de sus súbditos; pues si estaba convencido de que su poder emanaba del mismo Dios, estimaba igualmente que los súbditos debían tener «franco y libre acceso» a la presencia del soberano. Toda persona «de porte decente» podía llegarse a admirar al Rey cuando él, solitario y magnífico, permanecía sentado a la mesa en que le servían plato tras plato de generosos manjares. Los jardines, los salones de palacio, la larga Galería de los Espejos con su muebles de plata maciza y sus 17 arañas de cristal, estaban abiertos para cuantos acreditasen su condición de caballeros portando espada.

versalles-2.jpg

Tan gloriosas parecían a ojos de todos la diaria salida y puesta del regio sol de Versalles, que presenciarlas se tuvo por singular privilegio. Por esto, y por lo riguroso del ceremonial que imperaba desde el acto de levantarse el Rey hasta el de retirarse a descansar, la suerte de los cortesanos pendía del menor ademán de Su Majestad. Se extendía la etiqueta más allá de las simples cuestiones de precedencia de lugar o de asiento, o del acto de llamar a una puerta, (jamás debía hacerse esto último golpeando, sino arañando con el meñique de la mano izquierda.) Desdichado de aquél que no se hallase presente cuando el Rey pasaba la mirada por la corte; porque el sagaz monarca mantenía a la nobleza cerca de su persona y dependiente de su real patrocinio. Ningún otro camino conducía a un noble al enriquecimiento; verse alejado de la Corte y confinado a su castillo significaba la ruina. Toda la aristocracia francesa aspiró a residir en Versalles, aun cuando hubiera de conformarse con los más mezquinos alojamientos del palacio.

El escenario donde se desenvolvió este espectáculo ofrecido por una monarquía absolutista fue, en lo principal, obra de tres hombres: Luis XIV, el arquitecto Mansart y el diseñador de parques y jardines Le Nótre. Los tres se propusieron crear un mundo en que la majestuosa regularidad del arte regulase la espontánea hermosura de la Naturaleza.

El cuerpo central del palacio continuó siendo el pequeño castillo de piedra y ladrillo rojo, emplomada techumbre gris azulenca, dorados balaústres de hierro forjado, y antepatio de mármol, edificado por Luis XIII. A esto añadió Luis XIV pabellones armoniosamente agrupados y largas alas de piedra de color claro que se prolongan en graciosa sucesión abarcando el espacio que hay hasta la alta verja del empedrado patio. Frente a la amplia fachada del palacio se extienden terrazas adornadas con parterres, estatuas y espejeantes estanques; la gran mancha de césped llamada Alfombra Verde; el enorme Estanque de Apolo, al cual sigue el Gran Canal cuyas rielantes aguas se alargan por cerca de dos kilómetros hacia los álamos que se recortan contra el suave azul de la lejanía.

/Leer el artículo completo

UN BLOG SUMAMENTE ECLÉCTICO

BIENVENIDOS AL FARO…

farolado155.jpg

Espero -con gran ilusión- recibir vuestras colaboraciones, comentarios, fotos, vivencias y correos, que puedan ayudarme a ir desarrollando este Blog. El Faro del Fin del Mundo pretende seguir una línea entretenida y diversa -aunque debo confesar mi debilidad por los temas náuticos- pero, al mismo tiempo, publicando narraciones, poemas y textos de calidad y, por qué no, también con historias divertidas. El humor, no lo olvidemos, es importante en nuestras vidas. Gracias de nuevo.

Luis Irles

ENTRADAS ANTERIORES

Categorías

VISITAS A ESTE FARO DESDE EL 16 DE JUNIO DE 2007

  • 2,686,497 AMIGOS

UN BONITO REGALO DE TONY T., DE “CAFÉ & BLOGS”

betathumbalizrcom1

Nuestro entrañable amigo Tony T., miembro del grupo Café & Blogs, nos ha sorprendido muy gratamente al crear EL FARO MAGAZINE, una bitácora en la que ha comenzado a publicar una selección de artículos aparecidos en este Faro desde su inicio. Desde aquí le damos las gracias por el hermoso detalle que ha tenido con nosotros.

EN NUESTRAS PÁGINAS

FOTOS: "La triste y solitaria vida de los marinos..."

AMICI MIEI: La Barcelona de mi niñez, por Tony Tarazona.

MÚSICA: NOVEDADES: El mejor 'duet' de toda la historia: "Summertime", por Ella Fitzgerald y Louis Armstrong. "Nine Below Zero", "Peces de Ciudad", "Cesária Évora" y mucho más...

POESÍA: "Soliloquio del Farero", de Luis Cernuda.

Member of The Internet Defense League

PREMIOS A ESTE BLOG

-

Premio otorgado por Jon Kepa y su blog "Enseñanzas Náuticas"

Gracias por el premio, navegante de mares de papel.

PREMIO DARDO

Otorgado a este Faro por el blog El mar, qué gran tema para hablar, capitaneado por nuestro colega y buen amigo José, al que quedamos sumamente agradecidos.

PREMIO CALIDEZ

Gracias a Patricia Gómez, Binah, excepcional ser humano y poeta, por concedernos este hermoso premio.

PREMIO AL ESFUERZO PERSONAL

Nuestro generoso e incansable amigo Funkoffizier, de El mar qué gran tema para hablar, vuelve a premiar a este Faro, lo cual nos llena de orgullo y agradecimiento.

PREMIO CAMPANHA DE AMIZADE

Agradecemos profundamente a Jon Kepa, creador del blog Enseñanzas Náuticas el habernos concedido el premio Campanha de Amizade. Muito obrigado, amigo.

luz_premio

Gracias a nuestra amiga Narkia por este bonito premio.

PREMIO OTORGADO POR CAPITANA

dibujo

Nuestra muy querida amiga Capitana nos ha honrado con este bonito premio. Le agradecemos muy mucho el detalle que ha tenido con nosotros.

PREMIO OTORGADO POR TIACHEA Y, NUEVAMENTE, POR JON KEPA

blog_de_oro11

Tiachea, desde su Bitácora de Melusina nos ha honrado con este hermoso premio. Le agradecemos muy sinceramente su hermoso gesto. Así mismo, mil gracias a mi colega y amigo Jon Kepa, que ha tenido la gentileza de volver a compartirlo con nosotros.

PREMIO A LA HONESTIDAD

Premio a la Honestidad_thumb[1]

El Grand Chef de Oídococina!, ha tenido la gentileza de obsequiarnos con un exquisito plato recién salido de sus creativos fogones. Le quedamos enormemente agradecidos por este hermoso detalle.

UN REGALO DE 'TINTERO Y PINCEL'

premio

Nuestra admirada amiga María, cuyo talento artístico puede comprobarse en su blog Tintero y Pincel, nos ha honrado con este simpático "Cracking Crispmouse Bloggywog Award". Un detalle que le agradecemos de todo corazón.

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

SANTIAGO DE CHILE

stgo-antiguo.jpg 1948

stgomoderno.jpg 2007

TIERRA SENTIDA

murcia.jpg

OBRAS DEL ARTISTA SEBASTIÁN MÁRQUEZ

valpo1.jpg

valpo2.jpg

valpo3.jpg

valpo4.jpg

valpo5.jpg

valpo6.jpg

BARCELONA

barna3.jpg

goticook.jpg

barna1ok.jpg

COMMONS LICENSE/IBSN/COPYSCAPE


Creative Commons License


Esta
obra es publicada bajo una
licencia Creative Commons

Internet Blog Serial Number 32-12-50-1954

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

AVISO A NUESTROS LECTORES

La publicidad que pudiera aparecer ocasionalmente en este blog (Ads by Google y otros) ha sido contratada unilateralmente por Wordpress.com y no tiene nada que ver con el autor.