You are currently browsing the tag archive for the ‘Patagonia chilena’ tag.

Campos de Hielo Sur es una gran extensión de hielos continentales -la tercera más extensa del mundo tras  la Antártida y Groenlandia  y la mayor de  las de carácter continental no polar con acceso terrestre- situada en los Andes patagónicos, entre los fiordos de la costa de Chile y la frontera con Argentina.
Se extiende de norte a sur, a lo largo de 350 km, entre los paralelos 48º20’S y 51º30’S. Tiene una extensión de 16.800 km², de los cuales alrededor del 95%  pertenecen a Chile y el resto a la Argentina.
Desde  Campos de Hielo se desprenden un total de 49 glaciares, entre ellos, los glaciares  Pío XI -el mayor del hemisferio sur  con 1.265 km²-  el O’Higgins, Balmaceda, Serrano, Tyndall y Grey, en Chile,  y el Upsala , Viedma  y Perito Moreno,  en Argentina. Es denominado Campos de Hielo Sur para diferenciarlo del Campos de Hielo Norte en la Patagonia de Aysén.
Gran parte de su extensión se encuentra protegida al formar parte de los parques nacionales “Bernardo O’Higgins” y “Torres del Paine”, en Chile, y del parque nacional “Los Glaciares”, en Argentina.

campo2

La primera travesía longitudinal de Campos de Hielo sur

“Siento en mi corazón que Campos de Hielo es chileno”, dijo a La Tercera el médico general del Consultorio de Colina, Pablo Besser, jefe del grupo de jóvenes expedicionarios chilenos que logró atravesar longitudinalmente Campos de Hielo, en una hazaña jamás antes alcanzada pese a los intentos de al menos 30 expediciones.

Junto a sus compañeros de equipo -representantes del Club Andino Alemán de Santiago –Mauricio Rojas, guía y montañista; José Pedro Montt, abogado de una isapre; y Rodrigo Fica, estudiante de un Magister en Economía- Besser emprendió la travesía el 1 de noviembre de 1998, tras cuatro años de planificación y preparativos de todo orden, incluso sicológicos.

La aventura -dijo a La Tercera, desde Puerto Natales a través del teléfono- se inició en el glaciar Jorge Montt, en las cercanías de Caleta Tortel, XI Región, y culminó en la madrugada del 31 de enero en el glaciar Balmaceda, en la provincia de Ultima Esperanza.

Durante el cruce de 91 días, el grupo empleó trineos de dos metros, tirados por ellos mismos, y soportaron vientos de hasta 150 kilómetros por hora y tormentas con temperaturas que bordearon siempre los cero grado y una sensación térmica contínua de 20º bajo cero. “En ningún momento sentimos que era necesario desistir -relata Besser- pese a que de pronto parecíamos palitroques en medio del hielo” y que, para “capear las ventiscas, tuvimos que cavar “bunker” o cuevas a dos metros de profundidad bajo el hielo”…

campo 1

Año Nuevo en cueva

Los cuatro expedicionarios pasaron el Año Nuevo en una de esas cuevas, ingiriendo alimentos deshidratados -que se reconstituyen con agua hirviendo- o comidas de esquimales como el paté de grasa; granolas, chocolates o quáquer.
“Consumíamos 4.700 calorías diarias para soportar el esfuerzo físico”, dijo Besser, indicando que -desde el 1 de enero- debieron esperar nueve días en la cueva para iniciar el cruce de la llamada “Falla Reichert” (12 kilómetros de extensión), a la postre, el tramo más difícil de la travesía por presentar una depresión de mil metros bajo el hielo, la que posteriormente hay que escalar para ascender nuevamente a la superficie.
Cruzar la falla les demandó casi un mes, partiendo desde Laguna Escondida, donde habían dejado un depósito de alimentos, con el apoyo de la patrullera “Alacalufe” de la Armada de Chile.

Todo hielo

En general, la rutina de los aventureros consistía en marchas de 7 a 8 horas, que se iniciaban a las 9.30 horas de la mañana. A las 17 horas armaban las tiendas y muchas veces fue necesario levantar muros de hielo para protegerse del viento.
En su relato a La Tercera, Pablo Besser indica que fue un trayecto “sin más compañía que la de nosotros mismos y del mundo mineral que era nuestro entorno”.

Soportamos la presión

Durante los casi 400 kilómetros del trayecto,los expedicionarios sólo divisaron algunos huemules -al iniciar la travesía- unos pocos cóndores y unos caiquenes perdidos, “es decir cero fauna, todo era hielo…” Con todo -concluye el jefe del grupo- “soportamos la presión de cumplir, de no abandonar. Esta era una prueba deportiva, pero también con un alto contenido de soberanía. Nadie conoce los Hielos y no valoran lo que significan… Más que nunca siento en mi corazón que son chilenos y así se lo haremos ver al Senado, aunque sabemos que la decisión será política…”
El grupo encabezado por el doctor Besser con sus compañeros (salvo Fica) tuvo una preparación de cuatro años para lograr el hito de atravesar Campos de Hielo.

* Desde 1956 ha habido muchos intentos y -al menos- 30 expediciones integradas por ingleses, suizos, franceses, japoneses, españoles y chilenos, sólo lograron cruces parciales. En el mejor de los casos sólo los dos tercios de la extensión de hielos (300 kilómetros).

* La mayoría de los intentos buscaron atravesar el Campo en forma transversal, siendo el grupo de Besser el primero en lograrlo longitudinalmente.

* Una bandera chilena “dinámica” acompañó a los jóvenes aventureros durante toda la travesía, pero no quedó como testimonio en ninguna parte. La hazaña quedó registrada en más de tres mil diapositivas y 20 horas de filmación.

* Hubo un momento en que tuvieron que reducir la ración de comida deshidratada “porque comenzó a faltarnos y temíamos que se terminara. Lo que antes comíamos en dos días lo hacíamos durar cuatro” -comentó Besser- que por algo, perdió 10 kilos en la heroica proeza del cruce.

Fuente: La Tercera Internet

Anuncios

Durante mi último viaje a la estancia “Patagonia Bay”, lugar en el que un grupo de amigos estamos iniciando la construcción de un refugio a orillas del Lago General Carrera –Patagonia de Aysén–  donde poder escaparnos del mundanal ruido, tuve ocasión de escuchar y vivir una historia que no puedo borrar de mi mente, por lo fantástica e increíble que parece.

 

miren ángulo posterior izq. parte sombra oscura

Observen el ángulo inferior izquierdo, donde se refleja la sombra.

Me encontraba con mi amigo Fernando en la desembocadura de uno de los tantos ríos que desaguan en el Carrera. Íbamos a comenzar allí una nueva jornada de pesca y –mientras preparabamos las cañas y las artes– disfrutábamos de un paisaje de indescriptible belleza y de un reconfortante mate con el que combatir el frío. A esas tempranas horas de la mañana –y en pleno otoño austral– la temperatura era muy baja, pese a asomar tras las montañas unos  brillantes rayos de sol que prometían un hermoso día despejado. Repentinamente, aparecieron tras la penetrante arboleda que nos rodeaba dos “baqueanos” que fueron reconocidos de inmediato por mi amigo Fernando, que nació y pasó toda su juventud en la zona. Notamos que, tras dirigirnos un rápido pero atento saludo, picaron con sus típicas espuelas chilenas las sudadas cabalgaduras con la intención de alejarse cuanto antes de la rivera del lago, como si los persiguiera el diablo. Al darse cuenta, mi amigo les gritó: “¡Chanten la moto, muchachos! ¿Qué les pasa? ¿Les persigue acaso algún león?”

monstruo 2Nos habían comentado que, un par de días atrás, habían sorprendido muy cerca del lugar a una pareja de pumas acechando a los animales que crían los campesinos de la zona. Debido a los frios y a la falta de alimentos en los cerros donde habitan, estos hermosos felinos están empezando a aproximarse demasiado a las poblaciones y ranchitos de los lugareños.

Los dos hombres detuvieron sus caballos y volvieron hacia nosotros: “No patrón, es que vimos nuevamente al “engendro del lago”… ¡Se lo juro!”, dijo uno de ellos con voz alterada. Parecían sobrios, así que Fernando –con una medio sonrisa en su rostro– le espetó: “Momentito, Lautaro. ¡Cálmese, pues hombre..! usted es un baqueano recio. ¿Qué mierda le está pasando..? Cálmese, tómese un matecito y cuéntenos con detalle.”

Así que, por segunda vez, escuché de boca de un lugareño la fantástica historia de la aparición de un extraño animal marino que empezó a avistarse cerca de las Catedrales de Mármol del Lago General Carrera, tras la erupción del volcán Hudson en agosto de 1991. Yo, sinceramente, nunca he creído demasiado en estas leyendas (incluida la del Monstruo del Lago Ness), pero debo reconocer que existen muchos informes sobre extrañas bestias acuáticas aún por identificar en muchos lagos del mundo. Es, ciertamente, uno de los enigmas más fascinante de hoy día para bastantes zoólogos y –según recuerdo haber leído en alguna revista– existen en nuestro planeta unos treinta lagos que albergan un monstruo en sus aguas: “Nahuelito”, llamado así porque según dicen habita el argentino lago Nahuel Huapi –no demasiado lejos de aquí si tenemos en cuenta las enormes distancias patagónicas–, es el primero que se me viena a la cabeza.

monstruo 3Lautaro, el mayor de los lugareños, logró finalmente relatarnos lo vivido por ellos minutos antes. Según él –y su tono de voz me pareció absolutamente sincero– cuando volvían de Puerto Tranquilo  escucharon un ligero chapoteo no muy lejos de la orilla del lago. Cuando ambos miraron en dirección a ese punto, pudieron observar una misteriosa criatura, de unos seis metros de largo, que emergió lentamente de las aguas para volver a hundirse en ellas pocos instantes después. “Parecía una serpiente, don Fernando… tenía la piel lisa en la parte delantera del cuerpo y medio escamosa en la cola… Es verdad lo que le estoy contando, patrón… Otra gente también lo ha visto en el lago…”

Tranquilizamos al buen hombre –su compañero no habló en ningún momento– y le dijimos con un falso tono de humor que no se preocupara, que él no era pescador y tampoco se iba a meter en el agua con este frío. Pero Lautaro seguía con una expresión seria en su rostro, y se despidió de nosotros con gesto apurado. Mi amigo y yo nos miramos, después giramos al mismo tiempo nuestras cabezas en dirección al lago y nos encogimos de hombros… Estuvimos pescando más de cuatro horas y capturamos un par de enormes salmones, pero en aquella ocasión no vimos al “monstruo” del Lago Carrera.

Mientras volvíamos a Patagonia Bay, sin hablar demasiado y todavía impresionado por la historia que nos había contado Lautaro, yo monstruo 4pensaba para mí: ¿Realmente existe un extraño ser en el Lago Carrera? ¿Es posible que un reptil marino de tales proporciones sobreviva en aguas tan frías y australes? Le hice estas preguntas a Fernando, pero me respondió con evasivas… “Tal vez el tiempo, y con suerte un pescador que capture a la bestia lo dirá…”, dijo finalmente. Dos semanas después de mi viaje a la Patagonia de Aysén — y ya de nuevo en Viña del Mar– recibí un mail de mi amigo en el que me adjuntaba las cuatro fotos que pueden ver en este post. Sólo había escrito: “Querido Luis: ¿Nos acecha el monstruo del Lago Carrera..? Tal vez el tiempo lo dirá.”

Luis Irles

Si uno se acerca a un mapa de Chile y baja la mirada hasta la zona comprendida entre Coihaique y Cochrane , se encontrará con un mancha celeste -inmensa- que inunda ámplias zonas de Chile y Argentina.  Con nombre de libertador y con una hegemonía territorial, el lago General Carrera se convierte en uno de los hitos más significativos de la Carretera Austral.

aysen-1

La distancia que tiene de las principales urbes del país -casi 2000 kilómetros de Santiago de Chile- han impulsado a que este lugar se haya transformado en uno de los rincones míticos de la Patagonia chilena. A pesar, de que la ruta cruza varios poblados ribereños del segundo lago más grande de Sudamérica (solamente superado por el espléndido Titicaca), el desconocimiento de sus atractivos naturales es casi total, aventurándose por la región más extranjeros que nacionales.

Las enormes extensiones que alcanza con sus 224 mil hectáreas de superficie total -considerando su binacionalidad y siendo 136 mil de ellas parte de la región de Aysén- la convierte en un pequeño mar. Con colores que lo diferéncian en tres franjas que van desde el turquesa hasta el azul oscuro, dependiendo de su latitud, el General Carrera está más vivo de lo imaginable.

“El Lago Es el Lago”

En Puerto Tranquilo, pequeño poblado ribereño en la medianía del trayecto a Cochrane, unos niños juegan. El viento corre veloz, armando fuertes olas en la superficie del lago. ¿Es siempre así de correntoso?, le preguntó. “El río es correntoso, el lago es el lago”, contesta seguro.

Ante esa respuesta, nada más queda que observar el lago desde las rústicas bancas que están en la orilla de la pequeña playa de Tranquilo. El paisaje consta de una serie de montes nevados que cercan la panorámica hacia el este, mientras una serie de pequeñas embarcaciones cargadas con pasajeros desafían el oleaje lacustre en busca de uno de los lugares más afamados del General Carrera: la Capilla de Mármol.catedral9

Desde el embarcadero, los boteros locales realizan un paseo de más de dos horas al Santuario de la Naturaleza ubicado en el sector de la puntilla de Mármol y de las islas Panichini.  Debido a la acción erosionante del agua, se abrieron sobre las rocas una serie de recovecos dónde el mármol pulido deja ver una impresionante belleza escénica. Junto con ello, el efecto que produce sobre las aguas, le da un surrealista color esmeralda que se conjuga con el bosque del tipo Siempreverde mixto.

Las posibilidades que otorga la Carretera Austral abren más perspectivas y actividades que se realizan en las cercanías del lago. Además la ubicación de este hito geográfico es muy cercana a Campos de Hielo Norte, a variados ríos -donde abunda la pesca- y de varios parques nacionales. Por ello, una serie de “emprendimientos turísticos”  -o lodges- han surgido en la región.

Cruzando el Carrera

Otra opción muy vivencial para conocer el lago es navegarlo. No es necesario ser magnate para ello, solamente basta llegar al poblado de Puerto Ingeniero Ibáñez,  distante a 90 kilómetros al sur de Coyhaique.

Este pueblo, fundado en 1908, es parte esencial del doblamiento de esta zona de la Patagonia. Desde aquí fue el centro principal de aprovisionamiento y comercio marítimo de la cuenca del Carrera durante los tiempos en que los caminos no existían.

En el embarcadero salen ferrys que surcan las aguas tres veces a la semana rumbo a Chile Chico, el pueblo más antiguo de toda la zona y que fue el pilar de la colonización a principios del siglo XX.

Durante dos horas y media de navegación, dependiendo de las caprichosas condiciones meteorológicas del tiempo, se cruza el lago con vista al lado argentino – donde está nominado como Lago Buenos Aires – y a las montañas colindantes, que arman una especie de cañadón en la ribera poniente donde el viento aumenta considerablemente su velocidad. La embarcación se mueve y mucho. Tanta agua es casi un mar.

general-carrera-a

Desde Chile Chico, de un microclíma preciado en la zona y con cerros despoblados de árboles, se puede bordear gran parte del General Carrera rumbo a Puerto Guadal. La ruta, de tierra, depara panorámicas sobrecogedoras. A pocos kilómetros se encuentra la denominada “Garganta del Diablo“, una zanja angostísima y larga que cae sobre un pequeño riachuelo.

Más adelante se inicia la zona nominada como “Paso de las Llaves”, uno de los lugares más significativos, ya que el camino se extiende por 30 kilómetros sobre precipicios  y roca cortada de tajo al borde del lago.

Cascadas, pequeños poblados y la permanente vista al lago y a las principales cumbres patagónicas -como el monte San Valentín- dan la bienvenida al acogedor villorrio de Guadal, lugar de hermosas playas, montes con fósiles y extensos bosques.

Si se quiere seguir la ruta del General Carrera, se toma la carretera hacia el norte rumbo a Puerto Tranquilo y Bahía Murta. En el camino hay otros lugares por visitar: casas desperdigadas de colonos, ríos que confluyen al lago, pequeñas playas sin un alma y enormes bosques con vista a la cuenca. Si existe alguna zona  dónde aún se puede sentir potencialmente la vivencia colonizadora de hace un siglo,  es aquí.

El General Carrera,  no es solamente el lago más grande del país, es un enorme caudal de majestuosas aventuras en pleno siglo XXI.

Jorge López Orozco  (periodistaviajero@chile.com)

torres-del-paine480.jpg

En un paraje incomparable y majestuoso del sur de Chile, donde reinan la belleza y el silencio, surge ante nuestros ojos una de las maravillas geológicas de nuestro planeta: se trata del Parque Nacional Torres del Paine, ubicado a 117 km de Puerto Natales, en la XII Región. El Parque Nacional, administrado por Conaf, se creó en 1959 y se declaró Reserva de la Biosfera en 1978. Es un enclave natural de una extraordinaria belleza, que comprende 242.242 hectáreas entre la cordillera de los Andes y la estepa patagónica, con altitudes que varían entre los 20 y los 3.050 metros. En esta zona se encuentran las colosales torres y cuernos de granito y roca que le han dado fama mundial.

Ante los ojos del viajero, se presenta de pronto una explosión de luz y de color, donde predominan los blancos, los verdes y los azules: lagos, bosques frondosos y una fauna única y diversa conforman un paisaje que sólo se puede contemplar en este paraíso austral, y en muy pocas otras latitudes del mundo. Lo que se contempla aquí es la inmensidad en su estado puro; casi una nueva dimensión. A nosotros llega esa imagen como una armonía que resuena en la eternidad y nos llena de una paz interior. En verdad, una simple ojeada basta a cualquiera para advertir el orden admirable que reina en esta maravillosa región. Es como una fantasía, un derroche espectacular de la naturaleza.

iceberg-large-lago-grey.jpg

Su clima, no obstante, es inestable y, en verano (de diciembre a febrero en el hemisferio sur), durante días de sol, los vientos alcanzan una velocidad de 120 km por hora. No llueve ni nieva como se podría suponer; sólo caen 700 mm de agua al año, un poco más del doble de un año normal en Santiago de Chile. El Parque Nacional Torres del Paine alberga -como decíamos al principio- el conjunto de montañas y lagos más espectacular del mundo. Por la grandiosidad de su belleza es un lugar que no se puede dejar de conocer. Para admirar los impresionantes atractivos de este parque, más la enorme hidrografía y el macizo que le caracteriza, es necesario hacer un esfuerzo y vivir esta increíble aventura para recorrer un lugar verdaderamente imperdible. Los circuitos mejor equipados se pueden hacer en auto, por los casi 100 km de caminos que atraviesan el parque, visitando lagos, lagunas, ríos y saltos de agua, todos de extraordinaria belleza.

Otra opción son los senderos cuidadosamente trazados, equipados y señalizados, que varían desde recorridos por el día hasta una vuelta completa por detrás del majestuoso macizo del Paine , paseo que dura entre seis y diez días. El trayecto se realiza cruzando valles, cerros y ríos. Desde el parque, también se puede conocer el glaciar Grey con sus impresionantes lenguas descendentes al Lago. Amigos, no podéis dejar de conocer esta auténtica maravilla del mundo.

Jean D’Ovigni

UN BLOG SUMAMENTE ECLÉCTICO

BIENVENIDOS AL FARO…

farolado155.jpg

Espero -con gran ilusión- recibir vuestras colaboraciones, comentarios, fotos, vivencias y correos, que puedan ayudarme a ir desarrollando este Blog. El Faro del Fin del Mundo pretende seguir una línea entretenida y diversa -aunque debo confesar mi debilidad por los temas náuticos- pero, al mismo tiempo, publicando narraciones, poemas y textos de calidad y, por qué no, también con historias divertidas. El humor, no lo olvidemos, es importante en nuestras vidas. Gracias de nuevo.

Luis Irles

ENTRADAS ANTERIORES

Categorías

VISITAS A ESTE FARO DESDE EL 16 DE JUNIO DE 2007

  • 2,686,497 AMIGOS

UN BONITO REGALO DE TONY T., DE “CAFÉ & BLOGS”

betathumbalizrcom1

Nuestro entrañable amigo Tony T., miembro del grupo Café & Blogs, nos ha sorprendido muy gratamente al crear EL FARO MAGAZINE, una bitácora en la que ha comenzado a publicar una selección de artículos aparecidos en este Faro desde su inicio. Desde aquí le damos las gracias por el hermoso detalle que ha tenido con nosotros.

EN NUESTRAS PÁGINAS

FOTOS: "La triste y solitaria vida de los marinos..."

AMICI MIEI: La Barcelona de mi niñez, por Tony Tarazona.

MÚSICA: NOVEDADES: El mejor 'duet' de toda la historia: "Summertime", por Ella Fitzgerald y Louis Armstrong. "Nine Below Zero", "Peces de Ciudad", "Cesária Évora" y mucho más...

POESÍA: "Soliloquio del Farero", de Luis Cernuda.

Member of The Internet Defense League

PREMIOS A ESTE BLOG

-

Premio otorgado por Jon Kepa y su blog "Enseñanzas Náuticas"

Gracias por el premio, navegante de mares de papel.

PREMIO DARDO

Otorgado a este Faro por el blog El mar, qué gran tema para hablar, capitaneado por nuestro colega y buen amigo José, al que quedamos sumamente agradecidos.

PREMIO CALIDEZ

Gracias a Patricia Gómez, Binah, excepcional ser humano y poeta, por concedernos este hermoso premio.

PREMIO AL ESFUERZO PERSONAL

Nuestro generoso e incansable amigo Funkoffizier, de El mar qué gran tema para hablar, vuelve a premiar a este Faro, lo cual nos llena de orgullo y agradecimiento.

PREMIO CAMPANHA DE AMIZADE

Agradecemos profundamente a Jon Kepa, creador del blog Enseñanzas Náuticas el habernos concedido el premio Campanha de Amizade. Muito obrigado, amigo.

luz_premio

Gracias a nuestra amiga Narkia por este bonito premio.

PREMIO OTORGADO POR CAPITANA

dibujo

Nuestra muy querida amiga Capitana nos ha honrado con este bonito premio. Le agradecemos muy mucho el detalle que ha tenido con nosotros.

PREMIO OTORGADO POR TIACHEA Y, NUEVAMENTE, POR JON KEPA

blog_de_oro11

Tiachea, desde su Bitácora de Melusina nos ha honrado con este hermoso premio. Le agradecemos muy sinceramente su hermoso gesto. Así mismo, mil gracias a mi colega y amigo Jon Kepa, que ha tenido la gentileza de volver a compartirlo con nosotros.

PREMIO A LA HONESTIDAD

Premio a la Honestidad_thumb[1]

El Grand Chef de Oídococina!, ha tenido la gentileza de obsequiarnos con un exquisito plato recién salido de sus creativos fogones. Le quedamos enormemente agradecidos por este hermoso detalle.

UN REGALO DE 'TINTERO Y PINCEL'

premio

Nuestra admirada amiga María, cuyo talento artístico puede comprobarse en su blog Tintero y Pincel, nos ha honrado con este simpático "Cracking Crispmouse Bloggywog Award". Un detalle que le agradecemos de todo corazón.

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

SANTIAGO DE CHILE

stgo-antiguo.jpg 1948

stgomoderno.jpg 2007

TIERRA SENTIDA

murcia.jpg

OBRAS DEL ARTISTA SEBASTIÁN MÁRQUEZ

valpo1.jpg

valpo2.jpg

valpo3.jpg

valpo4.jpg

valpo5.jpg

valpo6.jpg

BARCELONA

barna3.jpg

goticook.jpg

barna1ok.jpg

COMMONS LICENSE/IBSN/COPYSCAPE


Creative Commons License


Esta
obra es publicada bajo una
licencia Creative Commons

Internet Blog Serial Number 32-12-50-1954

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

AVISO A NUESTROS LECTORES

La publicidad que pudiera aparecer ocasionalmente en este blog (Ads by Google y otros) ha sido contratada unilateralmente por Wordpress.com y no tiene nada que ver con el autor.